Agricultura y FAO se unen por la producción y consumo sostenible de alimentos

Con la participación de los municipios y gobiernos locales como aliados estratégicos para pensar experiencias para el desarrollo de las acciones que tiendan a la reducción del desperdicio en los entornos de los pueblos y ciudades del país. De lo local a lo global.


En el marco del Plan Nacional de Reducción de Pérdidas y Desperdicio de Alimentos de Argentina, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, junto a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), presentaron las conclusiones de la iniciativa #MunicipiosSinDesperdicio, pensada en relación a buenas prácticas para la producción y consumo sostenible de alimentos en municipios y gobiernos locales.

La propuesta #MunicipiosSinDesperdicio busca promover la vinculación y coordinación entre las organizaciones que integran la comunidad local, y entre los municipios y provincias. El evento virtual de cierre fue presidido por el secretario de Alimentos, Bioeconomía y Desarrollo Regional, Marcelo Alós, y la Oficial de Programas de FAO en Argentina, Verónica Caride; y contó con la participación de los representantes provinciales y municipales, principales protagonistas del componente; así como el equipo del Plan Nacional y colegas de la Oficina Regional de la FAO.

En la apertura, el secretario Alós expresó: "este proyecto involucró un proceso de construcción colectiva. En la Argentina, y de acuerdo a su estructura organizativa, hay poco más de 2000 municipios con los que tenemos que abordar la implementación de políticas integrales para la reducción de las pérdidas y desperdicios de alimentos como eje de la competitividad y los sistemas alimentarios sostenible. Entendemos que las causas del desperdicio de alimentos se dan en buena medida a nivel local y que, no obstante, el problema es global, como sus consecuencias negativas. Ésta es una prueba piloto para poder ir sensibilizando sobre esta problemática, que nos parece que es estratégica y muy importante para construir el modelo de país que queremos".

En la misma línea, la oficial de Programas de FAO agregó, “junto a los esfuerzos a nivel nacional, cada localidad tiene un gran potencial para generar intervenciones de política y arribar a soluciones integrales a los 3 ejes de desarrollo sostenible para la agenda 2030: ambiental, social y económica. Acompañar el proceso desde FAO como parte de nuestro apoyo al Programa Argentina Contra el Hambre y seguir trabajando en este sentido."
El proyecto se desarrolló junto a los municipios de Berazategui y Morón (Buenos Aires), Tafí Viejo y Simoca (Tucumán), Villa María y Río Cuarto (Córdoba), Posadas y Apóstoles (Misiones), Villa Pehuenia y Aluminé (Neuquén), Villa Regina (Río Negro), y tuvo por finalidad apoyar el diseño y puesta en marcha de planes de acción y estrategias locales de reducción de pérdidas y desperdicio de alimentos (PDA), a fin de contribuir con sistemas de producción, comercialización y consumo eficientes; con foco en la seguridad alimentaria y el cuidado del ambiente como beneficio para toda la comunidad.

Durante la mañana, se presentaron los lineamientos de los planes de acción de los municipios y que incluyen el trabajo con mercados concentradores, compostaje y reutilización, marcos normativos, articulación con la sociedad civil y estrategias de comunicación, entre muchos otros.

Los participantes locales, al hacer uso de la palabra, indicaron que este trabajo es clave para iniciar un camino hacia la reducción de PDA. Como el caso de Tafí Viejo, en el que decidieron centralizar las acciones a corto plazo a través de compostaje en una planta piloto, donde van procesando más de 400 m3 de residuos orgánicos. En Villa Regina, se enfocaron en la pérdida en las primeras etapas de la cadena, en un sector característico de la región como son peras y manzanas. Y desde Río Cuarto en el trabajo que vienen realizando con el Mercado Concentrador.

El abordaje proyecta en este sentido un diagnóstico de las diferentes situaciones locales que permitan analizar las características propias de la localidad a fin de diseñar e implementar una estrategia de intervención de acuerdo a sus necesidades, contemplando su factibilidad económica, productiva, social y ambiental.

El cierre estuvo a cargo del Oficial de Políticas de Sistemas Alimentarios de FAO, João Intini, y del director de Agregado de Valor y Gestión de Calidad de la cartera agropecuaria nacional, Pablo Morón.