Agricultura realizó el segundo encuentro del Programa Piloto Desperdicio Cero

Con la participación de referentes en la materia, y representantes del sector. Buscan implementar una metodología de medición de desperdicio de alimentos.


El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación desarrolló el segundo encuentro del Programa Piloto Desperdicio Cero en el marco de la campaña "Valoremos los Alimentos", que lleva adelante la Dirección Nacional de Alimentos y Bebidas, de la Secretaría de Alimentos y Bioeconomía. Fue organizado en forma conjunta con GS1 Argentina, Consumer Good Forum (CGF) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La iniciativa tiene por finalidad implementar una metodología de medición de desperdicio de alimentos, con una periodicidad definida, de modo que posibilite detectar puntos críticos, identificar descartes que resultan comunes entre empresas y, en la medida que se realicen estrategias de reducción, verificar la evolución del proceso con un enfoque preventivo y proactivo.

Este segundo encuentro se concentró en brindar capacitación en metodologías y construcción de conocimiento a partir de las experiencias de otros países, así como un espacio de intercambio de buenas prácticas propias de las empresas en Argentina.

Durante el encuentro, la representante de CGF en Latinoamérica, Erika Rodríguez, resaltó que "este es uno de los temas más prioritarios para la industria alimentaria, tanto fabricantes como distribuidores; sin embargo, ningún actor lo resolverá por sí solo; debemos trabajar de forma colaborativa y articulada como industria y con los demás grupos de interés de tal manera que podamos unir esfuerzos, aprovechar sinergias y llegar realmente a disminuir el problema empezando desde lo local".

En la jornada se destacó la importancia de trabajar entre diversos sectores para establecer pautas de acción claras y avanzar todos en una misma dirección, que permita poner en funcionamiento las prácticas necesarias para lograr la reducción de pérdidas y desperdicio de alimentos a lo largo los diversos eslabones de la cadena alimentaria. Cabe subrayar que el programa que se inicia tiene potencial impacto a nivel social, ambiental y económico.

La propuesta pretende expandirse a otras compañías en la región de América Latina y proyectar un programa de capacitación con pequeñas y medianas empresas.

El horizonte es la reducción de desperdicio de alimentos a la mitad para el año 2030 tal como se promueve en la meta 12.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Sin embargo, es preciso destacar que no sólo se emprende un camino de reducción del desperdicio de alimentos, sino que implica un mayor diálogo entre los actores de las cadenas alimentarias, que habilita a procesos de coordinación, intercambio de buenas prácticas y el involucramiento de los consumidores como agentes de cambio.

Del encuentro participaron también la gerente de Soluciones de Trazabilidad y Gobierno de GS1 Latam, Roxana Saravia; la oficial de Seguridad Alimentaria de FAO Argentina, Elizabeth Kleiman; la directora Nacional de Alimentos y Bebidas, Mercedes Nimo; el director de Gestión de Calidad, Pablo Morón; como también representantes del sector retail tales como ASU, Carrefour, Cencosud, La Anonima y Waltmart; de la industria, Unilever, Aguas Danone Argentina, Bimbo, Danone, Mastellone hnos, Molinos Río del Plata, Nestlé y Mondelez Argentina-, y otras organizaciones relevantes -CAME, Banco de Alimentos y IAE, Leonardo Lopez, de WeTeam, World Resources Institute (WRI) representado por Kai Robertson, Lead Advisor del FLW Protocol.