Agricultura asiste a productores familiares en la distribución de bolsones de hortalizas

Se pusieron a disposición del sector productivo más vulnerable vehículos y capacidades técnicas para el traslado de los productos en un contexto de pandemia. El aporte del Ministerio a través de sus organismos y áreas con fuerte anclaje territorial en un sector que crece a pesar del contexto.


El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, a través del INTA y la Secretaría de Agricultura Familiar, Campesina e Indigena (SAFCI), brinda apoyo técnico y logístico a los productores familiares y pueblos originarios para el traslado de los bolsones con hortalizas agroecológicas, a fin de poder abastecer de alimentos a la sociedad durante la pandemia.

“La producción de la agricultura familiar se encuentra en un proceso de revalorización muy grande por parte de la sociedad y por ende, a pesar del contexto, la demanda crece y los bolsones de alimentos frescos son la punta del icerberg de la inclusión de esta producción en la mesa de los argentinos”, señaló el titular de la cartera agropecuaria nacional, Luis Basterra.

A escala país, se observa un fuerte incremento en la demanda de bolsones con hortalizas agroecológicas con un aumento promedio del 50 % en las ventas directas del productor al consumidor, mediante distintas comercializadoras de la economía social.

Durante la cuarentena, este crecimiento va de la mano de consumidores que demandan conocer el origen de los alimentos que consumen, así como garantizar su inocuidad y cuidados en su manipulación con un precio justo que los diferencia de los comercios minoristas. Asimismo, es importante recalcar que se distribuyen sin contacto directo y con cuidados extremos para evitar la propagación del virus.

En este sentido, el INTA los acompaña en temas técnicos, logísticos, de organización y financiamiento, entre otros aspectos que fortalecen el sector. “Entendemos a la crisis generada a partir de la pandemia por el COVID-19 como una verdadera oportunidad, a pesar de la emergencia, para fortalecer el sector en manos de productores familiares”, aseguró el director del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar (CIPAF) del organismo, Diego Ramilo.

Por su parte, desde la SAFCI señalaron: “El desafío es potenciar todas las herramientas que desde el sector y las instituciones venimos aportando en pos de fortalecer a los eslabones más importantes de la cadena, el productor primario y el consumidor”.

Un precio justo, en un contexto complejo
La SAFCI está avanzando en un Programa Promoción de Precios Justos para la agricultura familiar, campesina e indígena, mediante el cual se comenzó a realizar el relevamiento de precio de compra de hortalizas a “tranquera de productor” y seguimiento de los precios de la cadena.

Por su parte, el coordinador de la zona centro de Mendoza del programa Respaldar y referente del Observatorio Rural y Agropecuario de esa provincia (ORAM), Martín Betancud, advirtió sobre el importante incremento generalizado de los precios de los alimentos, alejados de toda expectativa inflacionaria que se originó desde el inicio del aislamiento social. “Los aumentos relevados desde el inicio del aislamiento rondaron el 60 % en la cebolla y hasta el 200 % en la zanahoria”, ejemplificó.

“En este contexto de crisis, la agricultura familiar y campesina ha dado pruebas concretas de estar a la altura de las demandas sociales, de una producción sustentable de alimentos saludables y de un nivel de organización que permite la articulación interinstitucional”, sentenció Betancud.

Un sector con potencial de mejora
Sin duda estas estrategias de comercialización y organización han sido y seguirán siendo un punto muy alto dentro de las nuevas políticas para el desarrollo de este sector. Salta, Jujuy, Buenos Aires Córdoba, Mendoza y Misiones han sido los epicentros, pero en la mayoría de provincias la venta de bolsones o la venta sin intermediarios va creciendo.

De acuerdo con Marité Viedma, extensionista del INTA Mendoza, sólo en tres semanas, se distribuyeron 10 mil bolsones agroecológicos en la provincia con casi 100 mil kilos de verdura y en más de 50 operativos. Todo ello, mediante la Red Solidaria de Producción y Distribución de Alimentos Regionales (Respaldar, por sus siglas), de la cual el INTA es parte.

En Jujuy, el Movimiento Campesino Indígena Pucara junto a la Secretaría nacional y el INTA incrementó exponencialmente sus ventas de frutas y verduras en la capital provincial y localidades cercanas.
El sector de la agricultura familiar, campesina e indígena tiene grandes desafíos por delante y requiere de un abordaje sistémico donde el proceso de consolidación de las organizaciones del sector es clave.