Adoquines por la prevención e inclusión laboral en Córdoba


En el Dispositivo Integral de Abordaje Territorial (DIAT) de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (SEDRONAR) en Córdoba se desarrolla un proyecto de elaboración y colocación de adoquines, en el marco del Plan Nacional de Desarrollo Local y Economía Social “Manos a la Obra”, a cargo del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación.

Tanto la producción como la colocación de adoquines requieren una inversión relativamente baja de recursos materiales pero mucha mano de obra. Es una actividad terapéutica, preventiva y que permite aprender un oficio con salida laboral. También es una iniciativa que ayuda a dar respuesta a algunos problemas de accesibilidad registrados en los barrios que rodean al dispositivo de Villa El Libertador, una zona periférica que, está a unos ocho kilómetros del centro de Córdoba.

Actualmente, hay dos cuadrillas que participan del proyecto: una que se dedica a la producción de adoquines, conformada principalmente por mujeres y jóvenes de los alrededores al dispositivo y otra que se encarga de la colocación, a cargo de jóvenes y adultos hombres, ya que demanda de mayor fuerza física.

“Hemos desarrollado experiencias de colocación con fines comunitarios y comenzado con algunas de tipo comerciales. En un primer momento adoquinamos la entrada a nuestro dispositivo facilitando así su accesibilidad y sirviendo de experiencia de aprendizaje y capacitación para las cuadrillas”, señala Santiago Soto, a cargo del taller que se dicta en el DIAT Villa El Libertador. Luego hicieron trabajos en instituciones de la zona, por ejemplo, en una radio comunitaria del barrio, y en un local cultural en el Barrio Güemes, un polo gastronómico de la ciudad de Córdoba.

Las proyecciones que se plantean desde el taller para este año son mejorar la calidad y los costos del producto. Para eso, convocan a estudiantes avanzados de Ingeniería con el fin de que realicen su tesis de grado en el desarrollo de los aspectos técnicos de la producción y la colocación. Por otro lado, junto a organismos provinciales, están evaluando la posibilidad de desarrollar el adoquinado en las calles.

Para Soto, “la experiencia es muy positiva en la medida que entusiasma y empodera a vecinos, vecinas y participantes del dispositivo, al insertarse en una actividad productiva con metas claras y avances concretos”. Y remarcó: “Seguimos avanzando y si todo sale bien, este año podremos cumplir el objetivo de adoquinar nuestro barrio y brindar respuestas comunitarias a las problemáticas sociales”.