Acuerdo de asistencia financiera a emprendimientos productivos

La ministra de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Graciela Camaño y el presidente del Fondo Fiduciario de Capital Social (FONCAP), Oscar Tangelson, suscribieron hoy un acuerdo que facilitará el apoyo crediticio a beneficiarios del Programa Jefes y Jefas de Hogar, que lleven adelante emprendimientos productivos.


La ministra de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Graciela Camaño y el presidente del Fondo Fiduciario de Capital Social (FONCAP), Oscar Tangelson, suscribieron hoy un acuerdo que facilitará el apoyo crediticio a beneficiarios del Programa Jefes y Jefas de Hogar, que lleven adelante emprendimientos productivos.

De acuerdo con un relevamiento de la Secretaría de Empleo de la cartera laboral, en la actualidad se encuentran en desarrollo unos 1340 emprendimientos productivos en los cuales están involucrados alrededor de 14.000 beneficiarios del programa social. Para acceder al crédito, los beneficiarios deben reunir requisitos que acrediten la viabilidad de sus proyectos y la constitución jurídica que tendrán los emprendimientos que encaren. FONCAP, por su parte, se compromete a aportar hasta un monto de 500 mil pesos, en acciones de asistencia financiera tanto para asistidos por el plan como para instituciones locales. El esquema previsto contempla la necesaria flexibilidad en cuanto a las garantías requeridas, los plazos de devolución y las tasas de interés, todas condiciones que en la operatoria tradicional, constituyen barreras infranqueables para la población de escasos recursos económicos. El componente de “Desarrollo Productivo” creado en el marco del Plan Jefes y jefas con la intención de promover la creación de nuevas fuentes de trabajo, prevé el fortalecimiento de las iniciativas autogestionadas que lleven adelante los beneficiarios. La ejecución de este tipo de actividades es asumida por el Ministerio laboral como parte de la contraprestación que exige el plan a los beneficiarios. Para ello se ha aprobado una normativa que establece los criterios y características que deben reunir las propuestas y las pautas requeridas para la presentación de los proyectos. La decisión de reglamentar este nuevo componente responde a la mutiplicidad de emprendimientos que se están llevando adelante en todo el país

y que, de acuerdo a un relevamiento preliminar, se desarrollan en rubros tan variados como la confección de prendas, elaboración de productos derivados de la soja, dulces, pastas y productos panificados; producción de artesanías, hilados y tejidos; apicultura; cría de animales; cultivos aromáticos y de frutas finas y verduras (muchas de ellas inorgánicas), viveros, entre otras.