Acuerdan importante mejora salarial para los metalúrgicos

Luego de tres meses de negociación, ADIMRA, como entidad mayoritaria en la representación empresaria, la Asociación de Fabricantes de Autopartes, las Cámara de aluminio, CAMIMA (metalúrgicos del interior) y la UOM, alcanzaron un acuerdo salarial en el Ministerio de Trabajo. Las sucesivas reuniones en ese ámbito, no exentas de conflicto, permitieron destrabar una difícil negociación. Las tensiones al interior del sector empleador, implicaron demoras en la solución de la cuestión salarial. Estos acuerdos alcanzan a 300.000 trabajadores y 25.000 empresas en un sector que se está recuperando de la crisis de los 90 y se muestra activo a la hora de la generación de empleo.


Luego de tres meses de negociación, ADIMRA, como entidad mayoritaria en la representación empresaria, la Asociación de Fabricantes de Autopartes, las Cámara de aluminio, CAMIMA (metalúrgicos del interior) y la UOM, alcanzaron un acuerdo salarial en el Ministerio de Trabajo. Las sucesivas reuniones en ese ámbito, no exentas de conflicto, permitieron destrabar una difícil negociación. Las tensiones al interior del sector empleador, implicaron demoras en la solución de la cuestión salarial. Estos acuerdos alcanzan a 300.000 trabajadores y 25.000 empresas en un sector que se está recuperando de la crisis de los 90 y se muestra activo a la hora de la generación de empleo.

El aumento, que

rige desde el 1° de noviembre y por 8 meses, está dividido en tres segmentos: los empleados de las categorías inferiores, como peones y operarios, recibirán $ 100 mensuales; en un segundo escalón, los operarios calificados y técnicos de la segunda categoría, entre otros, percibirán $ 120. Y un tercer grupo de personal más especializado tendrá un adicional de $ 150 por mes. Si bien se establecieron como no remunerativas, esas sumas sí se contarán para los aportes a la obra social y para la cuota sindical.

Las partes tienen previsto discutir el convenio colectivo a partir del 1 de marzo próximo al tiempo que el acuerdo fijó una cláusula de absorción por la cuál, si el gobierno determina nuevos aumentos salariales por decreto, los empresarios podrán considerar, para cumplir con esas disposiciones, las mejoras que se están dando en la actualidad.