Acto en homenaje a las víctimas de “La Noche de los Lápices”

El secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Corti, participó de la ceremonia realizada en el ex Centro de Detención Tortura y Exterminio “Pozo de Banfield”.


El acto fue organizado por la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires para rendir homenaje a los y las estudiantes detenidos-desaparecidos en el episodio conocido como “La Noche de los Lápices”, ocurrido hace 44 años.

Estuvieron presentes junto a Pietragalla, el subsecretario de Derechos Humanos de la provincia, Matías Moreno; y Noemí Mabel Di Gianni, en representación de la Mesa por la Memoria, Verdad y Justicia Ex “Pozo de Banfield”. También participaron del homenaje las funcionarias Ayelén López, directora provincial de Juventudes; y Cristina Gutiérrez, secretaria de Desarrollo Social del Municipio de Lomas de Zamora.

“Para nosotros y nosotras poder llevar adelante este pequeño acto, aún sin compañeros y compañeras para abrazar, es de suma importancia “, reflexionó Pietragalla. En este sentido, subrayó la necesidad de “volver a rescatar las políticas de derechos humanos que fueron humilladas por el gobierno anterior”, y destacó el rol de la juventud “como la única garantía de poder generar proyectos políticos que defiendan las conquistas, y que su rebeldía sirva para construir un país con más derechos, con más participación. Ese es el mejor homenaje que le podemos hacer a los jóvenes que perdieron sus vidas en manos de una dictadura terrible”.

“No hay 16 de septiembre si no podemos explicar por qué hubo un 24 de marzo de 1976”, señaló el subsecretario Matías Moreno. “A partir de esa fecha, las clases dominantes intentaron aplicar un modelo económico que sólo tuvo en cuenta a un tercio de la población, mientras el resto se debatía entre la pobreza y la miseria. Por eso se organizaron los pibes, y por eso los secuestraron”, afirmó.

Asimismo, el funcionario enumeró las medidas que se tomaron para poner en valor al sitio de Memoria Ex “Pozo de Banfield”, luego de años de abandono por parte de la gestión anterior. Entre ellas, destacó la provisión de conexión a Internet, y la compra de computadoras y mobiliario, con el objetivo de que se empiece a trabajar en un archivo de la memoria de la zona.

“A pesar de aquel terror que intentaron sembrar los milicos, junto a los jóvenes pudimos reconstruir todo aquello que era organización popular, organización desde la memoria, la verdad y la justicia”, sostuvo Mabel Di Gianni y recordó que el juicio por los crímenes cometidos en el ex Pozo de Banfield se iniciará el próximo 27 de octubre.

Por su parte, la directora de Juventudes Ayelén López manifestó “que el legado de los 30 mil compañeros detenidos-desaparecidos lo tenemos que seguir tomando las juventudes porque hay que seguir profundizando el proyecto y el país por el que ellos lucharon y soñaron”.

Con ella coincidió Cristina Gutiérrez, del Municipio de Lomas de Zamora, quien transmitió el saludo del intendente Martín Insaurralde y agregó: “Los y las jóvenes son la garantía de que esa memoria se mantenga viva, extrañamos hoy verlos afuera, compartiendo actividades, es emocionante ver su compromiso”.

La Noche de los Lápices

La noche del 16 de septiembre de 1976 se inició un operativo conjunto de efectivos policiales y del Batallón 601 de Ejército para capturar a 9 jóvenes que tenían entre 16 y 18 años, y en su mayoría eran integrantes de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), y reclamaban por el boleto estudiantil secundario gratis.

Claudio De Acha, María Clara Ciocchini, María Claudia Falcone, Francisco López Muntaner, Daniel Racero y Horacio Ungaro fueron arrancados de sus domicilios esa noche; en tanto que el 17 los represores apresaron a Emilce Moler y Patricia Miranda. Cuatro días después fue detenido Pablo Díaz.

Los y las jóvenes fueron conducidas al Centro Clandestino de Detención8 "Arana", donde se las torturó durante semanas, y luego se las trasladó al “Pozo de Banfield”. Sólo cuatro sobrevivieron, el resto permanece desaparecido.