Acciones sanitarias para prevenir la rabia paresiante en la provincia de San Luis

Las actividades planificadas por el Senasa, junto a otras instituciones públicas y privadas, se orientan a diferentes sectores.


SANTA ROSA (La Pampa)- En el marco de acciones de vigilancia y con objetivo de prevenir brotes de rabia paresiante, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) viene desarrollando diferentes tareas de concientización sobre la enfermedad en la Provincia de San Luis.

Como parte de las tareas inherentes del Programa Nacional de Control de la rabia paresiante del Senasa, el Centro Regional La Pampa-San Luis ejecuta estas acciones preventivas con el fin de preservar la sanidad de los animales.

Hasta el momento se recibió solo una denuncia de sospecha de la enfermedad, cuya muestra se remitió al laboratorio para su análisis y el diagnóstico arrojó, finalmente, resultado negativo.

En este contexto, en el último semestre, el Senasa participó en diferentes encuentros en los que difundió la importancia de la rápida notificación oficial de las sospechas de la enfermedad ante vacunadores, representantes de centros ganaderos de la zona y productores orientados a la Agricultura Familiar.

El tema, entre otros, fue desarrollado durante el Ciclo de Capacitaciones Docentes “Educación para la Salud y Prevención de enfermedades Zoonóticas” organizado por el Ministerio de Producción del Gobierno de la Provincia de San Luis.

Además, durante los meses de octubre y noviembre, los médicos veterinarios de las oficinas locales del Senasa realizaron inspecciones de los animales concurrentes a eventos hípicos en la localidad de Santa Rosa del Conlara y un remate feria de la Sociedad Rural del Norte de San Luis en la localidad de Quines, donde no detectaron animales con sintomatología compatible con la enfermedad ni hubo registro de notificaciones al respecto.

Otro espacio que se aprovechó para difundir las actividades del Programa y de los perjuicios que conlleva la rabia paresiante para la sanidad animal y la salud pública, fueron los muestreos oficiales de brucelosis bovina correspondiente al sector de la agricultura familiar. Al momento del encuentro con productores y productoras para realizar los sangrados en los establecimientos, se hizo hincapié en la importancia de la notificación ante el Senasa de cualquier animal con síntomas neurológicos compatibles con rabia paresiante.

Finalmente, agentes del Centro Regional La Pampa-San Luis del Organismo, dentro de sus tareas de rutina, recorren diferentes establecimientos y campos llevando a cabo tareas de vigilancia activa, en busca de refugios de murciélagos hematófagos (vampiro común) transmisores de la enfermedad, y presencia de ganado con lesiones por mordedura del vector y signología compatible con la enfermedad.

Relevancia

La rabia paresiante es una enfermedad epidémica y recurrente causada por el virus rábico transmitido por el vampiro común Desmodus rotundus, que afecta principalmente a los bovinos, a los equinos, y, con menor frecuencia a otras especies domésticas, a las personas y a algunos animales silvestres.

La vigilancia epidemiológica permite realizar el seguimiento y registro de los brotes de rabia en el ganado. Además, y en forma permanente, estudia aspectos epidemiológicos, poblacionales y ecológicos del vampiro, y busca nuevas formas para controlarlo.

El control del vampiro se lleva a cabo únicamente por personal de Senasa, entrenado para tal fin, y habiendo hecho previamente un estudio de situación exhaustivo que justifique el accionar.

Notificación

La rabia paresiante es una enfermedad de notificación obligatoria, y puede hacerlo cualquier persona. Es importante la notificación temprana como herramienta clave para establecer una vigilancia epidemiológica efectiva que permita tomar medidas oficiales, lo antes posible y disminuir el impacto sanitario y económico.

En caso de sospecha, se recomienda evitar el contacto con animales muertos o con sintomatología nerviosa y dar aviso inmediato a la oficina del Senasa más cercana, para intervenir preventivamente y analizar sanitariamente cada situación. Además, toda aquella persona que haya estado en contacto con el animal positivo, deberá concurrir al centro de salud más cercano, para ser evaluado por un médico.

Las denuncias ante el Senasa pueden realizarse en: Oficinas locales - personalmente y/o telefónicamente -; en la aplicación “Notificaciones Senasa” - disponible en Play Store - o enviando un correo electrónico a [email protected].

La salud es una sola, y cuidarla, es un compromiso compartido.