75° aniversario del Liceo Militar “General Paz”

Con motivo de un nuevo aniversario del Liceo Militar “General Paz”, celebrado el 25 de agosto, se realizaron diversas ceremonias, con la presencia de personal militar y civil, docentes, cadetes y alumnos, y ex cadetes.


Ceremonia Interreligiosa
El 20 de agosto, bajo el lema “Actúa siempre con toda justicia”, se llevó a cabo una actividad de intercambio, de la que participaron los miembros del Comité Interreligioso por la Paz (COMIPAZ), ex cadetes, personal militar y civil del Instituto, y docentes.

Luego del rezo de oraciones, la abanderada, dragoneante principal Agustina Perona, se dirigió a los presentes con palabras alusivas y se efectuó un minuto de silencio en homenaje a los ex cadetes y personal fallecido del Liceo.

Por su parte, el director del Instituto, coronel Francisco Conde, descubrió un busto en memoria de los ex cadetes y una placa en nombre de los actuales integrantes. También se descubrieron placas que recuerdan a las distintas promociones de egresados.

Se efectuó asimismo un homenaje al señor Luis Cipriani, peluquero del Instituto con más de 50 años de servicio.

Velada de Gala
El jueves 22 de agosto, se realizó una función de gala en el Teatro del Libertador General San Martín, donde la Banda Militar “Batalla de Ituzaingó”, del Liceo Militar “General Paz”, interpretó una selección de marchas militares, música de películas, tangos y canciones populares.

Esta emotiva velada, en la que también actuaron artistas invitados y un ballet folclórico, fue compartida por representantes de todas las promociones de ex cadetes, y culminó con la entonación a viva voz de la canción del Instituto.

Formación Central
El viernes 23 de agosto, en la plaza de armas del Instituto, se realizó el acto central, que fue presidido por el jefe del Ejército, teniente general Claudio Pasqualini, y contó con la presencia del gobernador de Córdoba, contador Juan Schiaretti; el ministro de Defensa, doctor Oscar Aguad, y el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, teniente general VGM Bari del Valle Sosa, todos ellos ex cadetes del Instituto.

Además, estuvieron presentes el subjefe del Ejército, general de división Héctor Horacio Prechi; el director general de Educación, general de brigada Agustín Humberto Cejas; otras autoridades militares; autoridades civiles y eclesiásticas; familiares de caídos en Malvinas, ex cadetes y público en general.

En el inicio de la ceremonia, se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino, y se efectuó la invocación religiosa y bendición de legajos y distinciones. Habló luego el director del Liceo, tras cuyas palabras se ejecutó un toque de silencio en memoria de los ex cadetes y personal fallecido.

A continuación, se entregaron distinciones y reconocimientos; legajos a oficiales y suboficiales que pasaron a retiro; medallas y diplomas al personal civil y docente recientemente jubilado, y a docentes que alcanzaron 25 y 30 años de servicio. También se efectuó una mención especial al agente civil Luis Cipriani, peluquero del Liceo desde hace más de 50 años.

Seguidamente, se entregó el legajo personal a los subtenientes de reserva que cursaron sus estudios en el Instituto, entre ellos el teniente general Sosa y el gobernador Schiaretti, así como una distinción a la promoción fundadora y a los primeros egresados. También se otorgaron obsequios y diplomas al mejor promedio de egreso, mejor artillero, y a familiares de ex cadetes caídos en Malvinas.

Habló luego el jefe del Ejército, quien expresó su “orgullo y satisfacción por estar presente en tan importante ceremonia” y agregó: “Hoy, el Liceo Militar es un instituto educativo mixto, de formación inicial, primaria y secundaria que, avalado por el Ministerio de Educación, garantiza el estricto cumplimiento de los planes de estudio, de injerencia pedagógica, la calidad docente, la funcionalidad de sus instalaciones y de actividades éticas”.

Por otro lado, señaló que “en sus aulas, los alumnos se preparan profesionalmente con los fundamentos de la defensa nacional. Quizá su rol más importante sea construir puentes entre la sociedad civil y las Fuerzas Armadas, acercando más a la población con sus soldados”.

Por su parte, el gobernador de Córdoba agradeció a todos los presentes y describió cómo fue su estadía en el Liceo, destacando los valores y enseñanzas que les deja a sus alumnos. Finalmente, entregó una placa conmemorativa del 75° aniversario al director del Instituto.

El acto culminó con un desfile militar, del que participaron todas las promociones del Liceo “General Paz”, acompañadas por los alumnos de nivel inicial y primario.

Es de destacar que más de 1.700 liceístas se hicieron presentes para desfilar nuevamente frente al palco de autoridades luciendo orgullosos sus estandartes y números de promoción.

El Liceo Militar General Paz
Fue creado el 25 de agosto de 1944 por iniciativa del diputado nacional de la provincia de Córdoba, doctor Raúl Víctor Martínez. La ley de su creación perseguía el propósito de educar y formar eficazmente a los oficiales de reserva que integrarían el Ejército del futuro.

Lleva su nombre en honor al hijo predilecto de esta provincia, quien, con su heroísmo, espíritu de sacrifico, templanza y cultura, ha participado en los acontecimientos más importantes y gloriosos de nuestra Patria.

El 2 de abril de 1945, en el campo de la nueva Guarnición Militar Córdoba, camino a La Calera, donde actualmente se encuentra el Batallón de Comunicaciones 141, se inauguró el Liceo Militar “General Paz”, que fue trasladado a su asiento definitivo (en el Km 711 de la Ruta Nacional N° 9) el 28 de febrero de 1949. Desde esa fecha, tiene el privilegio de ser el único liceo del Ejército Argentino asentado en instalaciones hechas para tal fin.

A partir de 1995, incorporó a la mujer a sus filas y, en la actualidad, su propuesta educativa incluye los niveles inicial, primario (alumnos) y secundario (cadetes).

A nivel educativo el Liceo Militar General Paz plantea un serio esfuerzo intelectual que busca lograr personas con criterio íntegro, altamente competentes, reflexivas y con capacidad de pensar por sí mismas para responder a los desafíos del mundo de hoy, que busca potenciar el interés por una educación que conjugue las enseñanzas académicas con valores como la ética, el orden, la cultura, el respeto a la familia y el amor por la Patria.

Su extenso campo de deportes ofrece un amplio muestreo de actividades deportivas que permitirán al alumno y al cadete introducirse desde lo técnico, táctico y reglamentario en aquellas disciplinas que a futuro puedan constituirse en una elección profesional o extraescolar.

Además, los alumnos y cadetes realizan diferentes salidas pedagógicas en la ciudad de Córdoba y en todo el país. Se busca que se pongan en práctica los logros propios de esa etapa en cada una de las áreas de formación: físico-conductual, intelectual y de instrucción militar, manifestando experimentalmente el nivel alcanzado.

Hoy, el tradicional sistema de internado convive con el de semi-internado, en el que los cadetes salen del instituto al finalizar la última actividad del día (aproximadamente a las 18:30 horas), ya sea escolar o de instrucción militar y regresan a primera hora de la mañana (6:30 horas).

Por sus aulas transitaron figuras políticas, militares, educativas y eclesiásticas. Son algunas de ellas el jefe del Estado Mayor Conjunto, teniente general Bari del Valle Sosa; el gobernador de Córdoba, contador Juan Schiaretti; el ex presidente de la República Argentina, doctor Fernando de la Rúa; el actual rector de la Universidad Nacional de Córdoba, doctor Hugo Juri, y el actual arzobispo de la ciudad de Córdoba, monseñor Carlos José Ñañez; entre otros.