A 44 años de la “Noche del Apagón”

En el marco de este nuevo aniversario, la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación organizó un encuentro con sobrevivientes y referentes de derechos humanos de la provincia de Jujuy, junto a representantes de la querella de la megacausa judicial.


El secretario Horacio Pietragalla Corti participó de la reunión en conmemoración de la “Noche del Apagón”, que recuerda los hechos sucedidos entre el 20 y el 27 de julio de 1976, cuando la dictadura cívico-militar y la empresa Ledesma organizaron cortes de luz en varias localidades de Jujuy, con el objetivo de secuestrar a trabajadores, estudiantes, militantes y profesionales del campo popular.

A lo largo de la reunión, las y los expositores coincidieron en el carácter reparador de la megacausa judicial que juzga esos crímenes, y expresaron su preocupación por las demoras y el riesgo de que el paso del tiempo consagre la impunidad. Asimismo, reflexionaron sobre la necesidad de avanzar en el juzgamiento de la responsabilidad empresarial en delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar.

“Hoy no quiero dejar de recordar a Olga Arédez una madre de Plaza de Mayo, una luchadora incansable que marchaba para pedir justicia en soledad, para demostrar la responsabilidad del Ingenio Ledesma en el secuestro de jujeños y jujeñas”, expresó Pietragalla en el inicio del Conversatorio. “Quiero recordar también a una militante que siempre acompañó a Olga y que hoy está sufriendo una prisión arbitraria e injusta. Sería injusto no mencionar a Milagro Sala y destacar su rol acompañando a los organismos de derechos humanos, concientizando a la militancia y haciendo un gran esfuerzo para que Blaquier estuviera sentado en el banquillo de los acusados”.

La moderación del encuentro estuvo a cargo de Paloma Álvarez Carreras, coordinadora del cuerpo de abogados querellantes de la Secretaría de Derechos Humanos. La funcionaria destacó el nuevo impulso que se está brindando desde la Secretaría para investigar la complicidad del sector empresarial con la dictadura cívico-militar: “Me parece muy valioso que sumemos todos a este trabajo colectivo y que constituya un insumo para todas las demás querellas y un aporte fundamental en los juicios de todo el país”.

En primer término, Oscar Alfaro Vasco, sobreviviente del ex Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio de Guerrero e integrante de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Jujuy, compartió su testimonio y reflexionó: “A pesar de que este año no hayamos podido marchar, nuestras banderas y el compromiso con la Memoria, la Verdad y la Justicia son los mismos”.

“Yo tenía 16 años cuando el 24 de marzo de 1976 se llevaron a mi padre en una camioneta del ingenio Ledesma”, inició su relato Ricardo, hijo del ex intendente de Libertador Gral. San Martín detenido-desaparecido Luis Arédez, y militante por los derechos humanos. Durante su intervención, realizó un recorrido por los principales hitos en la lucha contra la impunidad y destacó fundamentalmente el rol de las Madres.

Por su parte, María Eva Arroyo de H.I.J.O.S. Regional Jujuy, querellante en la Megacausa habló acerca del trabajo colectivo que llevan adelante en el relevamiento documental y en la reconstrucción de los hechos, aportando pruebas en el marco de las causas judiciales. Asimismo, compartió la tarea de difusión que realizan a través de las redes sociales con la cobertura de las audiencias del juicio. “Es importante poner el tema sobre el tapete y que la sociedad jujeña sepa cómo sucedieron los acontecimientos”, destacó.

En el final del encuentro, María José Castillo abogada representante de la querella por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación brindó detalles sobre el avance de la megacausa que investiga los hechos cometidos contra más de 100 víctimas y que tiene a 23 imputados de diferentes fuerzas de seguridad.

En este sentido, Castillo subrayó la necesidad de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación se expida sobre el recurso de queja presentado ante el fallo de la Cámara de Casación que en 2015 revocó el procesamiento del dueño del Ingenio Ledesma, Carlos Blaquier y su socio Alberto Lemos. Asimismo, destacó el hecho que por primera vez en la provincia se juzgan delitos sexuales cometidos por integrantes de las fuerzas de seguridad en los centros clandestinos de detención.