25 de julio - Día de la Especialidad de Conductores Motoristas

En el siglo XX, la evolución tecnológica llevó al Ejército Argentino a modernizar su equipo e incorporar automotores. Al adquirir los primeros blindados, surgió la necesidad de contar con choferes de vehículos motorizados. En 1938, nació la Escuela Motorista. Fue el comienzo de esta especialidad esencial para nuestro Ejército.


Más tarde, se creó el escalafón de conductores motoristas, que pasaron a recibir instrucción profesional militar en la Escuela de Mecánica del Ejército.

Durante la Segunda Guerra Mundial, debido a la imposibilidad de adquirir vehículos en el extranjero, se diseñaron los primeros prototipos locales. De esta manera, el Ejército Argentino logró completar su mecanización adquiriendo vehículos de todo tipo.

Hacia fines de la década del 40, la formación de los conductores motoristas se realizaba en la Escuela de Tropas Mecanizadas. En 1953, estuvo a cargo de la Escuela de Suboficiales “Sargento Cabral”.

El conductor motorista no sólo conduce un vehículo; también debe velar por su mantenimiento de rutina. La labor de esta especialidad es esencial para el conjunto de las armas, tropas técnicas y servicios.

Actualmente, ya sea en actividades operacionales, como en operaciones de Apoyo a la Comunidad o en Misiones de Paz, nuestros conductores motoristas prestan un apoyo con una gran responsabilidad y vocación de servicio.

Nuestros vehículos de combate, de campaña y de guarnición son conducidos por hombres y mujeres que tienen la capacidad de desenvolverse en los más diversos ambientes geográficos, sin que la nieve, el hielo, el viento, la lluvia o el barro constituyan un impedimento para su trabajo diario.

La capacidad de trabajo les permite enfrentar el desafío del combate moderno, que implica continuos avances tecnológicos que exigen la actualización técnica y táctica de los soldados de la especialidad. Un ejemplo de esto es la reciente incorporación de vehículos de campaña de última generación.

En el día de la Especialidad de Conductores Motoristas y de su patrono, San Cristóbal de Licia, saludamos a hombres y mujeres que brindan un valioso servicio en todas las unidades de nuestro país.