236° aniversario del natalicio del general Martín Miguel de Güemes

El teniente coronel maestro de banda y doctor en historia Diego Cejas, nos presenta un semblante del inmortal héroe salteño.


Para conducir a los gauchos norteños en la Guerra por la Independencia, para orientar la inteligencia y altivez de esos barbados centauros de tez cobriza clara, nació Martín Miguel de Güemes, el 8 de febrero de 1785. Su padre, Gabriel de Güemes Montero, lo revistió de las virtudes del caballero hispano, y su madre, la jujeña María Magdalena de Goyechea y la Corte, lo imbuyó del amor al terruño.

Nació en las coordenadas oportunas y en el momento justo: los gauchos norteños necesitaban un jefe gaucho que los condujera a la hazaña necesaria. Un jefe que los templara en la vigilia cotidiana; que los arrojase a los golpes de mano y emboscadas que caracterizaron la guerra en la quebrada.

Ese fue Martín Miguel de Güemes; quien tuvo su bautismo de fuego en las Invasiones Inglesas y tomó el barco “Justine”, con fuerzas de caballería, en lo que hoy son las inmediaciones de la estación Retiro. El galope iniciado allí solo se detuvo en la Quebrada de la Horqueta, el 17 de junio de 1821, y tuvo como hitos gloriosos una extensa lista de batallas y combates librados en nuestro territorio, contra el enemigo realista.

En su más que bicentenaria historia, el Ejército Argentino clavó la lanza del general Martín Miguel Güemes, como hito de coraje, en su senda gloriosa. Vayan nuestro recuerdo y gratitud al más gaucho de los jefes argentinos, en este nuevo aniversario de su nacimiento.