22 de Marzo: Día Mundial del Agua

Un día para tomar conciencia de la función esencial del agua para la vida en la Tierra.


En 1993, a solicitud de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD), la Asamblea General de las Naciones Unidas designó al 22 de marzo como Día Mundial del Agua. Desde entonces, cada año en esa fecha se invita reflexionar y debatir sobre la gestión de los recursos hídricos, convocando a los Estados a conmemorar el día a través de la producción y difusión de documentales, organización de conferencias, seminarios y exposiciones relacionadas con la conservación y el desarrollo de éstos.

Cada año, ONU-Agua, la entidad que coordina el trabajo de la ONU sobre el agua y el saneamiento, establece un tema para la fecha correspondiente a un desafío actual o futuro. En 2017 el tema son las aguas residuales y la campaña, “¿Por qué gastar agua?”, gira en torno a la reducción y la reutilización de estas.

Agua para la vida

El agua es un recurso natural de importancia vital. Su presencia garantiza la vida de las personas, los animales y las plantas. Elemento esencial para el desarrollo sostenible, es un bien escaso.

  • Aproximadamente el 71% de la superficie terrestre está cubierta de agua, pero sólo un 3% es potable (dulce).
  • En la actualidad, 663 millones de personas viven sin suministro de agua potable cerca de sus hogares, lo que las obliga a trasladarse a fuentes lejanas, o a afrontar problemas de salud debido al consumo de aguas contaminadas.
  • Más del 80% de todas las aguas residuales de nuestros hogares, ciudades, industria y agricultura vuelven a la naturaleza sin tratamiento y sin ser reutilizadas.
  • Cuidar el agua es una tarea, y una responsabilidad, de todos.
El agua en los Parques Nacionales

La Administración de Parques Nacionales de Argentina (APN) tiene bajo su responsabilidad el cuidado y la preservación de muestras emblemáticas de la diversidad biológica del patrimonio natural y cultural del país, así como sus rasgos paisajísticos más sobresalientes. Organizadas como un Sistema Nacional de Áreas Protegidas -regulado por la Ley Nacional 22.351-, estas muestras conforman el capital del conjunto de la sociedad que debe ser conservado, resguardado e incrementado para beneficio de las generaciones presentes y las futuras. Entre éstas se encuentran extensiones que protegen importantes reservorios de agua dulce como el Parque Nacional Patagonia.

Ubicado en la provincia de Santa Cruz, este Parque fue creado en 2015 y significó la incorporación de un tipo de ambiente hasta el momento no representado en el Sistema de Áreas Protegidas de Argentina: las mesetas de altura santacruceñas, y con ellas la protección de una importante reserva hídrica para las localidades linderas. Desde la reserva hídrica que protege el Parque Patagonia descienden ríos, arroyos y manantiales que aseguran la provisión de agua a una amplia región.

Además de cientos de lagunas, en la Meseta se forman ríos como el Ecker, Pinturas, Los Antiguos, Columna, Correntoso, numerosos arroyos, mallines y vegas. Entre estos cuerpos de agua se destaca el de la inmensa Laguna Del Sello (o Vía Láctea), con más de 6 km de ancho por 3 km de largo, un humedal sumamente importante para la nidificación y alimentación de las aves migratorias, entre las que se destaca el Maca Tobiano que ilustra el emblema del Parque.