120° aniversario del Hospital Naval Puerto Belgrano: nuevos desafíos, mismo profesionalismo

En medio de la pandemia de COVID-19, y sin hacer pausas en el cumplimiento de su misión, el HNPB recuerda su aniversario.


Este año, la pandemia de COVID-19 encuentra al Hospital Naval Puerto Belgrano (HNPB) trabajando de manera diferente en su 120° aniversario. Si bien continúa brindando los servicios de salud habituales, el personal y medios están abocados a recibir a eventuales pacientes leves y graves de Coronavirus.

“Coronel Rosales y la Base Naval Puerto Belgrano constituyen, desde el punto de vista epidemiológico, el mismo escenario. De ese modo, las acciones se deben tomar en conjunto y el esfuerzo tiene que ser uno solo”, manifestó oportunamente el Director del HNPB, Capitán de Fragata médico Roberto Ibañez, en consonancia con las directivas del Ministerio de Defensa y la Dirección General de Salud de la Armada.

Es así como, desde el comienzo de la pandemia, se trabajó en la definición de estrategias, conociendo las capacidades en conjunto de la base y la comunidad rosaleña, como un equipo homogéneo, con todo el recurso material y humano, manteniéndose canales de diálogo permanente con las autoridades de la Región Sanitaria I y del Hospital Municipal “Eva Perón” de Punta Alta.

El HNPB, además de reconfigurar el trabajo de su personal, también entendió la necesidad de mantenerlos actualizados y capacitados acerca del Coronavirus. Es por ello que desde el área de Infectología se dedicaron a la difusión informativa a través de disertaciones y charlas destinadas al personal de Salud, acerca de la epidemia, cómo se presenta y qué precauciones se deben tener en cuenta para evitar su diseminación.

Asimismo, se reacondicionaron instalaciones, tales como el Pabellón VIII, destinado actualmente a casos leves de COVID-19; la Unidad de Terapia Intensiva (UFI) y la instalación de un contenedor sanitario en el frente del hospital para la atención y clasificación primaria de personas que se presenten con síntomas.

En medio de la pandemia, enfermeros, médicos y personal relacionado con el ámbito de la Salud, no solo del HNPB, sino de todos los centros médicos del país, son los primeros en contacto con los infectados; son quienes han debido redoblar los esfuerzos y, por ello, son merecedores del reconocimiento de la Armada.

120 años de trayectoria

En los orígenes del Puerto Militar y sus obras complementarias –Arsenal con sus diques y Baterías de Defensa– se necesitaba un hospital. Así lo entendían los fundadores de la actual Base Naval Puerto Belgrano, Félix Dufourq y el ingeniero Luis Luiggi, quienes plantearon a fines de siglo XIX la construcción prioritaria del edificio sanitario entre los primeros emplazamientos urbanos de la base.

La construcción se ubicó en la zona más alta del terreno, cercana a la fundacional Torre de Señales. Los planos iniciales contemplaban un sistema de pabellones destinados a atenciones especiales, dispuestos para optimizar su ventilación y asoleamiento. El complejo también contaba con un moderno sistema de cañerías que puso al edificio, durante la primera mitad del siglo XX, entre los más novedosos hospitales de la época.

El hospital tuvo hasta la fecha un gran número de modificaciones y agregados entre los que se destacan, por su importancia, los realizados a partir de 1927, concretados durante la presidencia del General Agustín P. Justo, mediante la gestión del Almirante Eleazar Videla. En 1936 agregó un espacio vital para el cuidado espiritual de los enfermos, con la construcción de la capilla de las Hermanas Franciscanas; y ya en la década de 1940 se sumaron dependencias, como el Pabellón de Señoras (Maternidad).

Con el transcurrir del tiempo hasta la actualidad, el Hospital Naval Puerto Belgrano sufrió gran número de modificaciones y agregados, entre los que se destacan el edificio que ocupan el Centro Quirúrgico, Laboratorio, Terapia Intensiva y el área de Consultorios Externos. Los Departamentos de Odontología, Oftalmología y Otorrinolaringología fueron trasladados al antiguo edificio de SADOS, hoy Pabellón VII.

En la actualidad se conserva el original pabellón de anexos que fue restaurado en su totalidad y ostenta en su frente la leyenda “1900. Hospital Naval. 2000”. Los pabellones clínicos fueron sustituidos a partir de 1940 por edificios nuevos, pero siempre respetando los planos propuestos por Luiggi. Las obras concretadas en la década del ‘60 son las que conforman el actual hospital naval, a las que se continúan haciendo refacciones y mejoras.