Presidencia de la Nación

A 120 años del nacimiento de Niní Marshall, "la dama del humor"

El 1 de junio se conmemora un nuevo aniversario del nacimiento de Niní Marshall, actriz, guionista, comediante, creadora de personajes inolvidables y dueña de un lenguaje con sello propio en el humor.


Marina Esther Traverso, la querida Niní Marshall, nació el 1 de junio de 1903, en el seno de la familia de los inmigrantes asturianos Pedro Traverso y María Ángela Pérez.

Su apodo Niní surge de Marinina, el nombre con el que su familia la llamaba de pequeña. Su apellido une la primera sílaba del nombre y del apellido de su marido (Marcelo Salcedo) al que se le agregó una "h" y una "l" formando Marshall.

Desde los cuatro años demostró su interés por la actuación y a los cinco hizo su primera presentación en el Centro Asturiano de Buenos Aires. En su niñez estudió danzas españolas, pintura, dibujo, canto, piano, e idiomas como francés, alemán e inglés.

En los años '30 fue Mitzy, una redactora crítica de programas en la revista Sintonía, luego Yvonne D' Arcy, cancionista internacional en una serie de programas radiales y sus dotes para la comedia la llevaron a participar como actriz y formar un dúo cómico con el actor Juan Carlos Thorry.

Niní Marshall y Juan Carlos Thorry

Su imparable carrera cinematográfica comenzó con la película Mujeres que trabajan (1938), en su rol de protagonista y guionista. Participó en 38 películas, 28 en Argentina, 9 en México y 1 en España.

Entre sus películas argentinas más emblemáticas figuran Cándida (1939), Hay que educar a Niní (1940), Yo quiero ser bataclana (1941), Orquesta de señoritas (1941), Cándida, la mujer del año (1943), Carmen (1943), Buenos Aires canta (1947), Catita es una dama (1956), Cleopatra era Cándida (1964), Ya tiene comisario el pueblo (1967), La novela de un joven pobre (1968), ¡Qué linda es mi familia! (1980).

Hay que educar a Niní- Nini Marshall. Mirtha y Silvia Legrand

Gran observadora de la realidad creo personajes que mostraban, un tanto exageradas, características de las distintas clases sociales.

Catita representaba a una mujer típica de conventillo proveniente de una familia italiana. Reconstruía el habla del barrio, reescribiendo la descendiente de inmigrantes italianos con una dosis de cholulismo, ingenuidad y malicia; Cándida Loureiro Ramallada, una empleada doméstica gallega que se expresaba de manera errónea; Pola, el estereotipo de la colectividad judía; Mónica Bedoya Hueyo de Picos Pardos Sunsuet Crostón, típica mujer de clase alta y superficial; Niña Jovita, una solterona pasada de moda; *Gladys Minerva Pedantoni**, la alumna más aplicada de la clase; Doña Caterina, la abuela italiana de Catita que hablaba en cocoliche; Don Cosme, un italiano de voz ronca; Lupe, una joven sufrida y maltratada por su esposo; Belarmina Cueio, una joven provinciana y empleada doméstica de la Niña Jovita; Loli, una actriz y cupletista pasada de moda; Mingo, el hermano travieso de Catita y Bárbara Mc Adam, una mujer refinada y extravagante estereotipo de la clase alta mexicana.

50 años de carrera profesional marcaron su trayectoria en radio, teatro, cine y televisión.

A partir de la Revolución del 43, el Consejo Superior de las Transmisiones Radiotelefónicas le envió un comunicado que expresaba la prohibición "porque sus personajes deformaban el idioma al pueblo argentino, que no tiene capacidad de discernir".

Al cumplir 90 años expresó “La vida me ha dado muchas cosas, sobre todo el amor de la gente que es lo que yo más agradezco. Lo dije y lo diré hasta el cansancio: Mi vida no es más que la de una señora de su casa que se hizo la graciosa. Así quiero que me sientan y así quiero que me recuerden”.

Niní murió el 18 de marzo de 1996, a los 92 años. Fue apodada por sus contemporáneos como "la dama del humor" y "la Chaplin con faldas".

Scroll hacia arriba