Empleo con Apoyo


El Empleo con Apoyo (ECA) es un método de inclusión laboral que ofrece oportunidades de empleo a las personas con discapacidad y otros grupos vulnerables a través de apoyos invidualizados, para que la persona tenga éxito tanto en la consecución de un empleo, su desempeño en el mismo y en el mantenimiento en el mercado laboral abierto.

El apoyo es brindado por un profesional especializado llamado Preparador Laboral (PL), Técnico en Inclusión, Mediador; y brinda apoyo no solo al trabajador con discapacidad sino también a su familia y el ambiente laboral en los casos que así lo requiera.

El rol del Preparador Laboral es clave en el acompañamiento de la inclusión de la persona; ya que el dicho PL confecciona tanto el perfil de la persona con discapacidad como el del puesto que va a ocupar dicha persona, y con la resultante del entrecruzamiento de ambos perfiles diseña un plan de inclusión ajustado a la medida de la persona y el ambiente de trabajo. Si las tareas no están definidas, el PL puede sugerir cuales puede desempeñar la persona y capacitarla dentro del mismo puesto de trabajo.

Asimismo, el apoyo también consiste en hacerle conocer a la persona el puesto de trabajo antes de asumir sus funciones y cuando ingresa se mantiene tanto tiempo como sea necesario. También incluye otros servicios tales como la facilitación del uso del transporte, el entrenamiento en habilidades de autonomía personal, itinerarios dentro del puesto de trabajo, hábitos laborales y sociales, etc.

Este apoyo profesional se va retirando gradualmente a medida que la persona logra desempeñarse de manera eficaz en su puesto de trabajo e incluirse socialmente en el ámbito laboral. Asimismo, es importante que antes del retiro del apoyo profesional estén detectados los apoyos naturales (compañeros de trabajo, jefes, etc) que surgen de manera natural y espontánea, los cuales ayudan a la persona en situaciones puntuales si es que lo requiere. Una vez que se retira el apoyo profesional, puede que el mismo tenga que volver ante alguna situación particular; como ser aumento en la cantidad de tareas, cambio de personal, mudanza del sector de trabajo, etc.

Además del ECA, se debe regir el principio de “a igual trabajo, igual remuneración” y el lugar de trabajo ha de ser integrado, es decir, que la mayoría de los compañeros de trabajo que no presentan discapacidades y los operarios con discapacidad conformen un mismo grupo de trabajo, y no dos grupos aislados.