La Patagonia del erizo de mar y un sinfín de utilidades


Proteger la PI es base fundamental de la empresa Arbacia SRL. Dana y Tamara nos cuentan los objetivos de la empresa y la importancia de proteger lo que hacen.
Un estudio biológico de los erizos de mar abrió posibilidades de utilizar sus propiedades en la industria de la psicultura (técnica que se ocupa de dirigir y fomentar la reproducción y cría de peces y mariscos), la cosmética y la gastronomía. Y esta información fue captada por la empresa "Arbacia S.R.L.", que se dedica a explotar comercialmente este proyecto.

Lo que se hace con vocación y dedicación se transforma en pasión y es allí donde se abren los caminos para la proyección de ingreso económico. Arbacia es una compañía en el negocio de alimentos artificiales para acuicultura, que abastece a productores de alimento artificial y acuícolas con extractos de erizo de mar orgánicos e innovadores que reducen el uso de compuestos sintéticos y además incrementan hasta un 15% la productividad de los peces.

Entrevistamos a Dana Cardozo, gerente de la marca, y nos habló de la importancia de proteger lo valioso que tiene su empresa: la propiedad intelectual. Contó que luego de desarrollar su producto, el paso siguiente fue pensar la marca del producto y que su nombre tenga impacto en el mercado. “Y arbacia es la especie de erizo que existe en Chubut y es lo que le da identidad a la empresa. Fue un proceso arduo -más de nueve meses-, el año pasado empezamos a trabajar para la definición de la marca y con la elección del nombre nos fijamos cómo sonaba ese nombre en cada uno de los mercados que íbamos a estar también”, enfatizó. En esta instancia, realizaron una investigación del nombre, si identificaba al producto, entre una de ellas. “Fuimos avanzando por muchos caminos y hace dos meses presentamos el registro de la marca. Hicimos los trámites a través de la página del INPI, fue bastante sencillo, ya que fuimos orientados por el CATI, que nos acompañaron en todo momento y ahora estamos a la espera de la aprobación”, manifestó.

En este sentido, Dana agregó: “Nuestras producciones son naturales, de origen animal y buscan ser certificadas como producción orgánica. Trabajamos con ética animal y ponemos la confianza y responsabilidad como primer valor de la compañía”. Es por ello, que manifiesta que la propiedad intelectual es necesario tenerla protegida. “Yo no me animaría a salir al mercado mostrar el producto si no estuviera protegido. Realmente sabemos que hay riesgos enormes, que estamos en un mundo donde no parece que estamos en la Patagonia, sino que estamos lejos. Pero está todo globalizado y cuando te querés dar cuenta rápidamente aparecen otros con el mismo nombre, haciendo cosas similares o presentando propuestas similares. La verdad que hay q estar muy protegido”, aseguró.

Tamara Rubilar, doctora en biología, investigadora del Conicet y Co-fundadora de "Arbacia S.R.L.", asevera que el proyecto que comenzaron -hace muchos años- fue sobre algo muy básico hasta que se dio cuenta que los erizos podían tener distintos fines económicos. “Hace tres años nos encaminamos seriamente y a través de la articulación que hizo la Secretaría de Tecnología y Técnica de la provincia de Chubut, que generaron el ecosistema de emprendedores, donde dieron prioridad a ciertos proyectos productivos, ahí nos hicimos visibles hasta que un grupo de inversores creyó en nuestra idea. Allí propusimos hacer extractos de los huevos de los erizos de mar y con ellos generar productos biotecnológicos”, explicó. “Durante el desarrollo y, a través del convenio de i+d con CONICET, se están trabajando patentes para proteger el conocimiento”.
El objetivo de Arbacia SRL es aportar soluciones a problemas de salud pública, por lo que se generan productos orgánicos que pueden ser usados para mejorar la salud tanto de los animales que nosotros comemos como para generar productos que consuman los seres humanos. Por eso hablamos de biotecnología. “Hacemos que los erizos produzcan en sus huevos mayor cantidad de sustancias muy beneficiosas para la salud”, señaló Tamara.

Ambas se refirieron al CATI y coinciden en que es fundamental para asesorarlos en la búsqueda de antecedentes y en los pasos a seguir para presentar el trámite ante el INPI, tanto de patente como de marca. “La verdad si no estuvieran no sería lo mismo, claramente. Si tuviéramos que encontrar con la página solas, creemos que sería muy complicado. Y la distancia desde Chubut nunca nos ayuda, quieras o no todos los centros donde se manejan estos temas es en Buenos Aires, pero el CATI acortó esas distancias. Así que dl CATI es fundamental, porque nos ayuda en cada uno de los pasos”, finalizaron.