Qué es el Plan Satelital Argentino


El 4 de febrero de 2020 se llevó a cabo el relanzamiento del plan satelital geoestacionario argentino. El evento tuvo lugar en la Estación Terrena de ARSAT en Benavidez y coincidió con el anuncio de la reactivación de la fabricación y puesta en órbita del tercer satélite de la flota geoestacionaria de ARSAT.

El ARSAT-SG1 será el primer satélite de alto rendimiento y tendrá dentro de sus objetivos principales brindar banda ancha sobre el territorio argentino. El lanzamiento del tercer satélite de la flota de ARSAT está previsto para el 2023.

Los primeros satélites argentinos de telecomunicaciones construidos en el país fueron los ARSAT-1 y el ARSAT-2, lanzados en 2014 y 2015, respectivamente, durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner.

El objetivo del Plan Satelital Argentino es, en primer lugar, dar cumplimiento a la Ley 26.092, aprobada en el año 2006 por el Congreso Nacional durante el gobierno de Néstor Kirchner, cuando se creó la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales Sociedad Anónima ARSAT: realizar el diseño, el desarrollo, la construcción en el país, el lanzamiento y/o la puesta en servicio de satélites geoestacionarios de telecomunicaciones para proteger las posiciones orbitales argentinas, así como la correspondiente explotación, uso, provisión de facilidades satelitales y/o comercialización de servicios satelitales y el reemplazo de los satélites hoy operativos.

Además, y tal como surge de la Ley 27.208 sancionada en 2015, se prevé el desarrollo de una nueva plataforma satelital geoestacionaria de telecomunicaciones con mayor potencia de carga útil como evolución de la actual plataforma satelital de ARSAT, de propulsión química. Para ello se trabajará en mejorar la relación entre la potencia a bordo y la masa del satélite que, siguiendo la orientación que está tomando la industria a escala global, se logrará con la implementación de sistemas de propulsión eléctricos.

La Ley 27.208 prevé la fabricación de cuatro nuevos satélites de propulsión híbrida (electroquímico) y el reemplazo de los satélites ARSAT-1 y ARSAT-2 por satélites completamente eléctricos. El texto de dicha ley recuerda que se necesitaba cumplir un cronograma estricto para cubrir de manera efectiva las posiciones orbitales.

El Plan Satelital Argentino prevé la articulación entre la industria satelital con el sistema educativo debido a que su continuo despliegue impulsa la formación de nuevos profesionales en áreas vinculadas a este sector con un importante valor agregado para el desarrollo de la Argentina.