Compromisos internacionales


La República Argentina es Parte Contratante de una serie de instrumentos internacionales cuyo objeto se vincula con la competencia de la ARN, que comportan para el gobierno compromisos y obligaciones de diversa índole.

Estos incluyen:

  • Convención sobre Seguridad Nuclear (CSN), aprobada por Ley N° 24776. En vigor desde el 16 de julio de 1997.
  • Convención Conjunta sobre Seguridad en la Gestión del Combustible Gastado y de los Desechos Radiactivos, aprobada por Ley N° 25279. En vigor desde el 18 de junio de 2001.
  • Convención sobre la Protección Física de Materiales Nucleares, aprobada por Ley N° 23620. En vigor desde el 6 de mayo de 1989. La Enmienda de la Convención, aprobada por Ley 26640. En vigor desde el 8 de mayo de 2016.
  • Convención sobre la Pronta Notificación de Accidentes Nucleares, aprobada por Ley N° 23731. En vigor desde el 17 de febrero de 1990.
  • Convención sobre Asistencia en Caso de Accidente Nuclear o Emergencia Radiológica, aprobada por Ley N° 23731. En vigor desde el 17 de febrero de 1990.
  • Convención sobre Responsabilidad Civil por Daños Nucleares (Convención de Viena). Aprobada por Ley N° 17048 y ratificada el 25 de abril de 1967. En vigor desde el 12 de noviembre de 1977.

Así, Argentina incorporó como una obligación internacional jurídicamente vinculante el marco de políticas, estrategias y requisitos establecidos por las convenciones, algo que ya formaba parte de la política nacional argentina de seguridad desde el inicio del programa nuclear argentino.

En resumen, la Ley Nuclear le asigna a la ARN explícitamente – en tanto que los compromisos internacionales la obligan – las responsabilidades para asegurar la protección de las personas y su hábitat contra los efectos nocivos de las radiaciones ionizantes, asegurando que la actividad nuclear se realice únicamente con fines pacíficos y previniendo el acceso no autorizado a materiales nucleares que pudiera provocar situaciones de riesgo.