Nuevo Plan Nacional contra la Discriminación

Conoce el proceso de actualización del nuevo Plan Nacional contra la Discriminación.


Plan Nacional contra la Discriminación 2022-2024

El objetivo del Plan Nacional contra la Discriminación es reunir un conjunto de compromisos de acción del estado para implementarlos durante el período 2022-2024, basados en la prevención, asistencia integral y protección de grupos y personas vulneradas o restringidas en el ejercicio de sus derechos.

En este Plan las áreas del estado nacional comprometen políticas públicas estratégicas con metas desafiantes. Estas acciones contemplan las directrices acordadas internacionalmente sobre la observancia de los derechos humanos en nuestro país. Sus objetivos están vinculados a la actualización de normas, a la promoción y difusión de valores de la diversidad y la inclusión, a programas y proyectos que garantizan el acceso a bienes y servicios públicos, entre otros. Nuestra población objetivo es la sociedad en su conjunto y los poderes públicos; a estos sectores están dirigidas estas políticas.

Nuestro propósito final es presentar a la ciudadanía un documento que explicite la situación actual de grupos y colectivos históricamente vulnerados, y al mismo tiempo dé respuesta a través de una agenda pública integral.

Estamos convencidos que este documento servirá como una herramienta de consulta para las instituciones educativas, pero fundamentalmente para los poderes públicos, para mejorar la formulación de políticas antidiscriminatorias en distintos ámbitos.

Antecedentes

El antecedente inmediato de este Plan es el documento que la Argentina elaboró en el año 2005, titulado Hacia un Plan Nacional contra la Discriminación. La Discriminación en Argentina. Diagnóstico y Propuestas, que fuera aprobado mediante el Decreto N°1086/2005, durante la gestión del ex Presidente Néstor Kirchner (cabe señalar que desde el año 2001 se celebraron reuniones preparatorias en Argentina con la entonces Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Mary Robinson, con el objetivo de promover la aplicación de las Conclusiones de la Conferencia Mundial contra el Racismo de Durban. Vale recordar que en el punto 10 de dicha resolución se instaba a los Estados a que formulen y apliquen sin demora, políticas y planes de acción nacionales para luchar contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia, incluidas sus manifestaciones de género).

Con la publicación de aquel documento preliminar o preparatorio, Argentina había sido una de las primeras naciones que pusieron en marcha las recomendaciones emanadas de la Conferencia de Durban. Además todas las provincias en los años posteriores adhirieron al decreto que aprobó el documento y pusieron en marcha acciones para llevar a cabo muchas de las recomendaciones que el documento señalaba. Una de las consecuencias directas fue la creación del Consejo Federal de Políticas Públicas Antidiscriminatorias en el año 2008 que reunió a todas las jurisdicciones del país para trabajar conjuntamente una agenda en común contra la discriminación.

15 años más tarde (y dado que los Exámenes posteriores a Durban concluyeron que las actitudes racistas y la incitación de odio racial aún estaban presentes en muchos países al igual que otras prácticas discriminatorias; y que las tecnologías como Internet se habían convertido en nuevos medios para su proliferación), resultó menester impulsar un plan nacional a fin de consolidar y profundizar los avances legales e institucionales alcanzados en nuestro país desde el año 2005.

Consideramos que es fundamental avanzar en el desarrollo de iniciativas que acompañen el logro de la meta “Cero Discriminación a 2030” -planteada desde el INADI en conjunto con ONUSIDA-, y que a su vez contribuyan al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 2030 de Naciones Unidas. Por este motivo, con los recursos propios de este organismo iniciamos el trabajo de actualizar el documento del año 2005, y proponerle al resto de las reparticiones del estado nacional un trabajo conjunto para el armado de una agenda con políticas transversales e inclusivas.

Problema

Para el planteamiento del problema partimos de la idea de que la discriminación es un fenómeno multidimensional que atraviesan grupos estigmatizados, segregados y/o perseguidos, por lo tanto para su abordaje es necesario contar un enfoque interseccional; así los ejes racismo, pobreza y género son imprescindibles para planificación de las políticas públicas antidiscriminatorias.

Contra la idea de una problemática de “minorías”, estos ejes explicitan los pilares sobre los cuales se constituye la desigualdad material y simbólica que afecta a las mayorías sociales. La discriminación como acto, práctica o discurso, no puede ser tratada deslindada de una perspectiva crítica que incluya la consideración del fenómeno estructural del racismo, y su entrecruzamiento con el hetero-cis-patriarcado y el capitalismo global.

Planificación de la política pública

Para iniciar el diseño del Plan hemos utilizado las herramientas brindadas por Manual para los Planes Nacionales de Acción en Derechos Humanos del año 2002 de Naciones Unidas, y establecimos 5 fases: • Fase Preparatoria. • Fase de Desarrollo. • Fase de Implementación. • Fase de Monitoreo. • Fase de Evaluación.

Para la planificación se ha combinando métodos y técnicas cuantitativas y cualitativas, procediendo al relevamiento y procesamiento de todo tipo de información sobre políticas, planes, programas y proyectos de las áreas identificadas como pertinentes.

Cabe señalar que durante el año 2020, se organizaron 21 foros regionales –en los cuales participaron 1694 organizaciones de todo el país y tomaron la palabra 570-. Asimismo, 260 fueron convocadas a realizar una profundización de sus reflexiones a través de una encuesta online que problematizaba cuestiones relativas a la transversalidad de la discriminación, y la forma en que se intersectan los fenómenos de la pobreza, la desigualdad de género y el racismo.

También realizamos una consulta a los gobiernos provinciales representados en el Consejo Federal de Políticas Antidiscriminatorias, y a los organismos nacionales fin conocer la problemática y las políticas en curso de cada jurisdicción.

Con los equipos técnicos de nuestro organismo llevamos a cabo la sistematización de la información existente para armar la línea de base:

Monitoreo y evaluación

Luego de la puesta en marcha se diseñará un sistema de monitoreo y evaluación para la elaboración de informes periódicos dirigidos a las autoridades y publicación de resultados para información de la ciudadanía.

No obstante, queremos que este Plan se actualice anualmente incorporando iniciativas y sumando otras jurisdicciones estatales, posibilitando a aplicar acciones correctivas sobre aquellas estrategias que durante su curso deban modificarse por distintas circunstancias. En definitiva garantizar una evaluación concurrente que nos permita retomar los objetivos y redefinirlos permanentemente.

Esperamos que este documento siente las bases y principios para el trabajo de las futuras gestiones de gobierno; entendiendo que una política pública de esta característica debe transcender en el tiempo.