Más información sobre el Programa de Escuelas Populares de Formación en Género y Diversidad “Macachas y Remedios”


El Programa de Formación en Género y Diversidad Macachas y Remedios forma parte del Plan Nacional de Acción contra las Violencias por Motivos de Género 2020-2022 dado que, en interacción con otros Programas de las distintas áreas, promueve un abordaje integral y coordinado con el propósito de construir nuevas relaciones sociales, cuestionando y deconstruyendo las nociones que sostienen una jerarquización de los géneros y, por lo tanto, un patrón sistemático de desigualdad.

Destacamos que por medio de la implementación de las Escuelas Populares se asegura la difusión, sensibilización y apropiación de las herramientas orientadas a promover el involucramiento directo de la ciudadanía en la deconstrucción de las estructuras discursivas, las prácticas y las formas de relación que perpetúan la dominación por motivos de género o que operan, con mayor o menor visibilidad, imposibilitando el cambio. Búsqueda que entendemos primordial de cara a la la estructura patriarcal que demanda acciones permanentes del Estado orientadas a la reflexión crítica de las relaciones sociales, económicas, políticas, culturales, jurídicas y de la desigualdad de género.

Modalidad de trabajo

La educación popular atiende el proceso de aprendizaje en la práctica, las experiencias y el contexto en el que están inmersas. En ese sentido la producción de saberes populares son clave en el proceso que se propone llevar adelante la Escuela Popular de Formación en Género y Diversidad.
El aprendizaje significativo, el empoderamiento de las mujeres y LGBTI+, el tratamiento de las violencias para su erradicación, como así también la desnaturalización de las tareas que recaen en las mujeres se deberá llevar adelante desde la autogestión de conocimientos y aprendizajes. Las propuestas y miradas que de ese proceso surjan permitirán el intercambio de las experiencias de les participantes, generando reflexiones críticas sobre situaciones hegemónicas.

Ese proceso deberá proveer herramientas para el desarrollo de iniciativas emancipadoras desde una perspectiva feminista, a través del relevamiento de experiencias, la difusión de dispositivos para el acceso a derechos y la transferencia de herramientas para el abordaje territorial, incluyendo elementos de trabajo propios de una perspectiva de formación de formadorxs.

El proyecto

La Escuela Popular se realizará en 40 horas, si bien la propuesta es de ocho encuentros de 5 horas cada uno con una frecuencia máxima quincenal, el programa prevé la recepción y consideración de otras formas de funcionamiento que realicen las organizaciones e instituciones, en tanto necesidades y objetivos a desarrollar.

El Programa contempla el espacio para cuidado de lxs niñxs de lxs participantes que deberá estar orientado a la formación en género y diversidad, con contenidos y formadorxs acordes a tal fin, considerando este espacio desde una perspectiva, también, transformadora.

Es responsabilidad de la organización/institución:
- Preparar los contenidos y materiales.
- Seleccionar y contratar docentes, talleristas para el desarrollo de los encuentros (incluidos los talleres para el espacio de niñxs).
- Dictar las clases presenciales.
-Facilitar las instalaciones adecuadas para el desarrollo de la Escuela Popular.
- Realizar una difusión adecuada para la inscripción a la Escuela Popular.
- Asegurar la logística adecuada para la correcta ejecución del proyecto.

El equipo de Escuelas Populares colaborará en la construcción del Proyecto aportando ideas en el intercambio, como así también realizará un seguimiento y acompañamiento integral durante la previa, la ejecución y la rendición técnica y de cuentas.

Apuntamos a que al finalizar el proceso de formación lxs participantes se encuentren fortalecidxs para el reconocimiento y ejercicio de derechos y para la reflexión crítica respecto de las estructuras y relaciones de dominación, violencias y desigualdad. Así, podrían identificar desigualdades de género y pensar estrategias de modificación de esas prácticas, tanto en lo personal y sus relaciones, como en lo comunitario. Asimismo, que colaboren en la construcción de redes de contención, acompañamiento y abordaje territorial.