Monte Harriet


Así luchan los valientes

Los efectivos del Regimiento de Infantería 4 bajo el mando de su jefe, teniente coronel Soria, se prepararon para enfrentarse con la tropa del 42 de Comandos ingleses, los cuales, luego de abrirse paso a través de un campo minado, desataron un violento ataque desde el Oeste sobre la 1ra Compañía del Regimiento de Infantería 4 y luego desde el Norte, sobre la 2da Compañía también del “4 de Infantería” que estaba reforzada por la 1ra sección “B” del Regimiento de Infantería 12.

La batalla había comenzado en la noche del 11 de junio con un bombardeo naval del HMS “Yarmouth”. El 42 de Comandos británicos poseía el apoyo de una Batería del 29 Regimiento de Artillería Real. El Batallón 1 de Guardias Galeses permanecía como reserva.

La lucha fue violenta, llegándose incluso, en algunos casos, al combate cuerpo a cuerpo. La artillería de campaña argentina, compuesta por los grupos de Artillería 3 y Aerotransportado 4, apoyaba la lucha del Regimiento de Infantería 4 en monte Harriet y, aunque su fuego retardó el avance enemigo, no pudo detenerlo.

A las 3 de la madrugada, la Sección Apoyo había agotado la munición y debió replegarse hacia Moody Brook. El enemigo logró la posesión de la altura y desde allí intensificó sus ataques sobre monte Dos Hermanas. Asimismo, los efectivos que lograron replegarse, se agregaron al escuadrón de Exploración de Caballería Blindado 10.

Mejor provisto y organizado, el enemigo proseguía su marcha hacia Puerto Argentino. Nuestros soldados habían batallado intensamente, disputando cada metro de terreno con coraje y valor. Inclusive, se refirió al respecto, el suboficial John Cartledge, de los Royal Marines, quien declaró después de la batalla: “Ellos nos entablaron una fuerte lucha de principio a fin. Usaron tácticas adecuadas para enfrentarnos y no nos hicieron nada fácil la tarea”.