Recuperación de la “MASCARA MORTUORIA de BENITO QUINQUELA MARTIN”


La máscara mortuoria del artista Benito Quinquela Martín fue sustraída del Museo Benito Quinquela Martín ubicado en el barrio de La Boca de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y fue ofertada en Internet en un conocido portal de compra/venta de artículos, hace unos años.

En aquella oportunidad el artista plástico Ricardo Celma decidió comprarla, para luego restituirla al Museo. Al momento de evidenciar la sustracción, el Director del Museo Quinquela efectuó una denuncia ante el Departamento de Interpol de la Policía Federal Argentina, por la desaparición de la pieza.

A tal efecto se abrió una causa judicial y el fiscal del Distrito del Barrio de La Boca libró un oficio en el cual solicitaba al Ministro de Economía y Finanzas Públicas, a través de la Coordinación de Recuperación y Conservación del Patrimonio Cultural realizara un peritaje sobre la mascara mortuoria secuestrada en la causa, a fin de determinar su autenticidad.

“…organizamos un equipo de contención multidisciplinario para que tome intervención, convocando a la Lic. Marisa Coniglio, experta del
Museo de Calcos y Escultura comparada Ernesto de la Cárcova y al equipo de Diagnóstico por Imágenes del Hospital de Pediatría “Prof. Dr. Juan Pedro Garrahan”, con el objeto de conocer la estructura interna de la máscara y poder dar respuesta al fiscal…”
aclaró el Coordinador General, Lic. Mario Félix Naranjo.

Para verificar las técnicas de elaboración, su estado de conservación y obtener una caracterización que la individualice de manera indubitable, el Hospital Garrahan realizó una tomografía computada multicorte (TCMC), técnica que utiliza radiación X para obtener cortes o secciones de objetos anatómicos, con fines diagnósticos en la práctica médica. Dada la gran capacidad de procesamiento en la información del registro obtenido, se elaboran imágenes de estructuras en tres dimensiones, en base a volúmenes de 0,6 milímetros en cada espesor de corte.

Gracias a este estudio se pudo realizar un análisis morfológico de superficie identificando y localizando irregularidades lo que permitió diseñar un mapeo de las mismas. Asimismo, un análisis estructural del espesor de la pieza permitió diferenciar las estructuras de mayor densidad. Para realizar un análisis de los diferentes estratos, se recurrió a reconstrucciones axiales, coronales y sagitales.

A partir de todos estos estudios, investigaciones y evaluaciones realizadas por el equipo técnico, se dió respuesta a lo solicitado por la fiscalía y se pudo verificar la autenticidad de la Máscara Mortuoria de Benito Quinquela Martín.