Centro Clandestino de Detención


El inmueble pertenecía al Servicio de Aprovisionamiento y Talleres de la División Administrativa de la Policía Federal Argentina.
El grupo de tareas a cargo de la represión en el lugar estuvo integrado principalmente por personal de dicha fuerza, dependiente, en términos operativos, del Primer Cuerpo de Ejército, y que actuó en coordinación con otros centros clandestinos, como la ESMA, “Vesubio” y Campo de Mayo.

Se estima que en el “Atlético” permanecieron secuestradas y fueron torturadas más de 1500 personas. La mayoría de ellas continúa desaparecida.

Plano CCD Atlético

Este centro de detención ilegal formó parte del circuito represivo conocido como ABO (Atlético-Banco-Olimpo), tres centros clandestinos que funcionaron de manera consecutiva y bajo el control de los mismos grupos de tareas, dependientes del Primer Cuerpo de Ejército y del Batallón de Inteligencia 601 e integrados por efectivos de la Policía Federal, el Ejército, el Servicio Penitenciario Federal y Gendarmería.

En 1978, el edificio fue demolido para la construcción de la autopista 25 de Mayo. Por este motivo, el 28 de diciembre de 1977 las personas secuestradas que aún permanecían en el “Club Atlético” fueron trasladadas a “El Banco”, ubicado en la provincia de Buenos Aires. En agosto de 1978 comenzó a funcionar “Olimpo”, en el barrio porteño de Floresta, construido con parte de la estructura desmantelada del “Club Atlético”.