En qué consiste el beneficio


El Gobierno Nacional redefine un instrumento que ha demostrado ser muy eficiente en el cuidado de las capacidades productivas y el empleo, tomando en cuenta la evolución de la realidad económica y ampliando el número de empresas y comercios beneficiarios para poder colaborar también en la salida de la crisis.

En su cuarta edición incorporará financiamiento para las empresas que registren una mejora interanual en la facturación. El programa prevé que las empresas cuya facturación nominal sea nula o positiva hasta el 40% (comparando julio 2020 con julio 2019), podrán tramitar un Crédito a Tasa Subsidiada Convertible del 15%, con tres meses de gracia a ser devuelto en 12 cuotas, que deberá ser destinado al pago de los salarios.

Aquellas que cumplan con estos parámetros de facturación estarán habilitadas para solicitar el crédito, que podrá ser tomado en forma total o parcial y los fondos se depositarán en la entidad financiera indicada por la empresa o el comercio. Su destino obligado es el pago de los salarios de las y los trabajadores.

Las empresas que cumplan con las metas de empleo y con el repago del crédito, recibirán un reintegro total o parcial del beneficio por parte del Ministerio de Desarrollo Productivo.

Las metas de empleo serán trimestrales e implicarán una comparación contra un mismo período de 2019 ó 2020. Esas exigencias serán menores y los beneficios más importantes para las empresas más chicas, mientras que a mayor número de empleados se incrementan los requisitos. La cartera de Desarrollo Productivo evaluará al final de la vida del crédito el desempeño de la firma en materia de empleo. Los beneficios y las metas de empleo serán diferentes según la cantidad de trabajadores que tenga la empresa. Se clasificará a las empresas en 4 tramos: de 1 a 9 trabajadores, de 10 a 39, de 40 a 199 y de 200 a 800.

Por su parte, para las empresas que hayan presentado variación negativa de la facturación nominal, el Estado continuará pagando los salarios de las y los trabajadores del sector privado. Este beneficio será de hasta 1,5 Salarios Mínimos Vitales y Móviles (SMVM) en las empresas que se desempeñen en rubros no críticos y de hasta 2 SMVM en actividades críticas (turismo, entretenimiento, cultura, salud, deportes y, desde esta ronda, también gastronomía, transporte de larga distancia, jardines maternales o peluquerías, entre otros). En las actividades críticas, el ATP continuará hasta diciembre.