Presidencia de la Nación

Funcionamiento regulatorio durante COVID-19

En esta página encontrarás todo la información sobre las acciones y medidas que hemos tomado durante la pandemia de COVID-19


En el contexto de la pandemia del COVID-19, y durante cada una de las diferentes etapas de la emergencia sanitaria, la ARN debió ajustar sus actividades para continuar cumpliendo con su misión y funciones, a fin de garantizar la obediencia de las estrictas condiciones de seguridad radiológica y nuclear, salvaguardias, protección y seguridad física en el ámbito de la actividad nuclear que se desarrolla en el territorio argentino.

Las principales acciones de la ARN incluyeron:

  • la adecuación de sus actividades, definiendo formas alternativas de trabajo (presencialidad para tareas esenciales, modalidad remota, modalidad híbrida y presencialidad programada) para minimizar contagios y garantizar la salud y la seguridad de sus empleados, en cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio y de la prohibición de circular (ASPO) y del distanciamiento social, preventivo y obligatorio (DISPO), establecidos oportunamente por el Gobierno Nacional;

  • la implementación de diversas acciones para la protección de la salud de sus agentes y del personal de las instalaciones donde esté presente para su control regulatorio, entre ellas la elaboración de un Protocolo de Actuación frente a la Emergencia Sanitaria por COVID-19, con la participación de la Comisión de Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo del Sector Público (CyMAT) y un grupo interdisciplinario de profesionales de la ARN, alineado con todos los requerimientos del Ministerio de Salud y otros organismos competentes. El protocolo se fue actualizando para cada etapa sanitaria de la pandemia, estando actualmente vigente la Revisión 3;

  • la extensión de vigencia de todas las autorizaciones otorgadas, durante la etapa de ASPO y hasta el 31 de diciembre de 2020, así como la suspensión de los plazos para el inicio de su renovación;

  • el normal monitoreo radiológico ambiental en todo momento, así como también el funcionamiento de sus laboratorios, como parte de las tareas definidas como esenciales;

  • la respuesta a las necesidades del sector médico como son, por ejemplo, la emisión de permisos de importación/exportación de radionucleidos y las autorizaciones para el transporte de radiofármacos a todo el país;

  • la permanencia del plantel de inspectores residentes en las centrales nucleares para garantizar el control de la seguridad en las mismas y el cumplimiento de requisitos y medidas especiales adoptadas en el marco de COVID-19, tomando los cuidados necesarios para proteger la salud de sus inspectores y del personal de las instalaciones;

  • el mantenimiento operativo de su sistema de intervención ante emergencias radiológicas y nucleares para responder a eventuales situaciones que pudieran comprometer el control sobre todo material radioactivo o nuclear;

  • la realización de inspecciones de control regulatorio in situ en las instalaciones categorizadas como relevantes, como son la atención médica y la generación eléctrica de origen nuclear, siguiendo las pautas de las autoridades sanitarias durante su desarrollo;

  • el sostenimiento del control regulatorio en otras instalaciones mediante la revisión de documentos técnicos de forma remota;

  • la verificación de que Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NA-SA), operadora de las centrales nucleares en nuestro país, se encuentre adecuadamente preparada para esta situación; al igual que la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) en lo que respecta a la producción de radionucleidos en sus instalaciones para uso en medicina; y

  • la continuidad de la operación diaria de las estaciones de monitoreo para la detección de ensayos nucleares, bajo responsabilidad de la ARN, ubicadas en el territorio de la República Argentina.

Las acciones planificadas y ejecutadas por ARN, en el marco de esta situación excepcional, garantizaron el accionar regulatorio necesario durante las etapas ASPO y DISPO para que las actividades nucleares en el país siguieran cumpliendo con las estrictas condiciones de seguridad radiológica y nuclear.

Actualmente, en el marco de la emergencia sanitaria prorrogada por el Decreto 867/2021 hasta el 31 de diciembre de 2022, la ARN se encuentra realizando sus actividades y funciones regulatorias con una modalidad de presencialidad plena y cuidada desde el 1° de abril de 2022, según lo establecido por la Resolución 58/2022 y de acuerdo a las recomendaciones de cuidado generales para la prevención de COVID-19 y otras enfermedades respiratorias agudas, dispuestas por la Resolución 705/2022.

Scroll hacia arriba