Campaña Sanitaria Fluvial


La Campaña Sanitaria Fluvial comenzó siendo una iniciativa de la Armada Argentina para convertirse en un esfuerzo mancomunado interministerial. Gracias a las unidades navales y a la vocación de servicio y compromiso del personal de las Fuerzas Armadas, se logra brindar atención médica primaria a comunidades ribereñas de difícil acceso en el Noreste del país y se entregan medicamentos, anteojos y ropa.

Los servicios que se prestan durante la Campaña son de carácter clínico, odontológico, ginecológico, pediátrico y oftalmológico. Además, se facilitan a los pobladores la obtención del Documento Nacional de Identidad (mediante el RENAPER) y el acceso a trámites de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), se dan charlas de educación sexual y se realizan trabajos de prevención y control de zoonosis.

Esta asistencia está coordinada entre los Ministerios de Defensa –a través del Área de Coordinación Militar de Asistencia en Emergencias del Estado Mayor Conjunto–, de Salud y Desarrollo Social, Justicia y Derechos Humanos, Producción y Trabajo, del Interior, y organismos provinciales y municipales. Asimismo, para las diversas actividades se cuenta con el apoyo de personal del Batallón de Infantería de Marina Nº3.

Las unidades de superficie de la Armada Argentina cumplen con el rol de transportar al personal especializado de Sanidad de las Fuerzas Armadas y de otros organismos, el material logístico y los contenedores sanitarios que sirven como consultorios de atención médica primaria. Por su parte, el personal de Infantería abordo tiene la misión de desembarcar material para el armado de carpas sanitarias empleando lanchas y botes.

Los contenedores miden 6 metros de largo y están equipados con un sillón odontológico, un equipo de rayos X, una camilla para atención médica y un botellón con oxígeno medicinal. También cuentan con una heladera para conservación de vacunas y un horno esterilizador, además de disponer de equipos de aire acondicionado frío/calor que brindan la climatización necesaria y con servicios de aire comprimido, electricidad y agua.

De esta manera, gracias al esfuerzo, calidad y voluntad del personal, se logra concretar cada Campaña desde el 2000, acercar el cuidado del Estado y atender a aquellas familias que por vivir en zonas de vulnerabilidad no cuentan con la atención médica adecuada y presentan dificultades para acceder a centros médicos por vías terrestres.