Pensamos que lo nuestro era exportable


En vez de usar la parrilla para hacer asados, Alberto y Ricardo, junto a su padre la usaban para hacer experimentos químicos. Así fue como en 1991 en el quincho de la casa de los Chevalier en Mar del Plata nació Gihon. Después de muchas pruebas y errores lograron encontrar una molecula indispensable para el conservamiento de las vacunas, que hoy les permite exportar a más de 120 países.
“Cuando empezamos nuestro mercado no estaba en Argentina, estaba en el exterior. Pensamos que lo nuestro era exportable ”, cuenta Alberto, Doctor en ciencias químicas y hoy director de Gihon.

Cuando empezamos nuestro mercado no estaba en Argentina, estaba en el exterior. Pensamos que lo nuestro era exportable

Alberto Chevalier


El thimerosal es esencial para las vacunas a nivel mundial, ya que protege al virus de contaminaciones del exterior y hace que la vacuna no pierda efecto."No se puede correr el riesgo de darle a alguien una vacuna con el virus muerto. Por eso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) obliga a que las vacunas multidosis tengan conservantes", explicó Alberto.
Hoy es el único laboratorio en el mundo encargado de producir thimerosal. Por eso, en el año 2016, la fundación Bill Gates junto a la OMS los contactó para llevar a cabo su plan de inmunización. que comenzó en el año 2017 en Asia y África con una extensión de 20 años.

Aunque no les fue fácil comenzar a exportar, debido a la demanda y a la necesidad de la empresa fueron aprendiendo sobre la marcha. Recibieron asesoramiento de despachantes de aduana, como también del Departamento de Comercio Exterior del Banco Nación de la Argentina y de organismos locales de su ciudad.

“Todos ellos nos guiaron y nos fueron ayudando. Luego, con la idea de capacitarnos y seguir mejorando continuamente, con cursos, experiencia y consejos de nuestro distribuidor alemán, fuimos diagramando y dándole forma a lo que hoy es nuestro propio departamento de Comercio Exterior.” Cuenta Alberto.

Hoy Ghion exporta de forma directa a Estados Unidos, Brasil, Colombia, Chile y Malasia. También utilizan los depósitos de su distribuidor mundial en Alemania que les permite llegar a Japón, China, India, Canadá, África y todos los países de Europa.