Residuos peligrosos


Según la Ley 24051, residuo peligroso es todo residuo que pueda causar daño, directa o indirectamente, a seres vivos o contaminar el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general. En particular son considerados peligrosos los residuos indicados en el Anexo I o que posean alguna de las características enumeradas en el Anexo II de la mencionada ley.

En el marco del sistema de gobierno federal de Argentina, la gestión en materia de residuos peligrosos es limitada porque no existe una ley de presupuestos mínimos que regule a nivel nacional el manejo de los mismos. Cada provincia tiene su propia legislación de residuos peligrosos que puede o no adherir a la Ley 24051.

Los movimientos interjurisdiccionales de residuos peligrosos acontecen cuando residuos generados en una jurisdicción determinada deben ser trasladados fuera de ella, puesto que en el territorio de origen no se cuenta con los operadores habilitados o las tecnologías necesarias para darles tratamiento, almacenamiento o disposición final. En ese caso, se torna necesario trasladar dichos residuos hacia donde haya disponibilidad de los medios efectivos para realizar las operaciones adecuadas.

Trámites de residuos peligrosos

Sistema SIMEL

El sistema SIMEL, tiene por objeto asentar la generación, operación y transporte de los residuos peligrosos dentro del territorio nacional. El sistema provee la creación de un Manifiesto electrónico, con un solo reporte de porte obligatorio, donde se informa sobre la naturaleza y cantidad de los residuos generados, su origen, transferencia del generador al transportista, y de este a la planta de tratamiento o disposición final, así como los procesos de tratamiento y eliminación a los que fueran sometidos, y cualquier otra operación que respecto de los mismos se realizare. Asimismo permite el registro en línea por parte de los actores involucrados a fin de solicitar el acceso al mismo.

Sistema SIMEL