Incendios forestales: prevención y recomendaciones

Los incendios forestales aumentan su frecuencia e intensidad por el cambio climático. Seguí estas recomendaciones para evitarlos.

El cambio climático facilita las condiciones para los incendios. Los cambios en la temperatura o las mayores sequías propician la propagación del fuego, por lo que resulta imprescindible extremar los recaudos.

Si ves humo, avisá de inmediato

Comunicate con las autoridades locales. El tiempo es clave para combatir el fuego

Recordá

  • No hagas nunca fuego fuera de los lugares habilitados.
  • No arrojes colillas de cigarrillos ni fósforos. Son peligrosos.
  • Llevá calentador.
  • Llevate tus residuos. Las latas y los vidrios pueden actuar de lupa y provocar incendios.
  • Si hay mucho viento, no enciendas fuego aunque estés en un sitio autorizado.
  • Consultá el índice meteorológico de peligrosidad de incendio.

No te quedes en el lugar durante un incendios. Ponete a salvo lo más lejos posible y despejá los caminos.

¿Por qué se incendian los bosques?

Los incendios forestales pueden producirse por dos causas.

Causas naturales

La más significativa y común es la caída de rayos producidos por tormentas eléctricas, principalmente cuando estas no son acompañadas de lluvia. Otra causa que puede producir incendios en algunas regiones es la actividad volcánica.

Causas antrópicas

La presencia del hombre en los montes, bosques o en sus adyacencias, inevitablemente va acompañada de elementos, quehaceres o instalaciones que pueden ocasionar incendios, ya sea por negligencia (fogón mal apagado) o fuegos intencionales para deforestar.

Los accidentes, el uso del fuego para quemas de desperdicios, limpieza de terrenos o preparación de sitios para forestación, agricultura, ganadería o urbanización, así como los fuegos hechos para recreación (en campamentos y fogones) o el vandalismo son algunas de las causas más comunes.

Insumos para campañas de prevención de incendios