Castor


El castor (Castor canadensis) fue introducido en el año 1946 en la Isla Grande Tierra del Fuego, alcanzando una distribución rápida en este territorio insular argentino y chileno, y colonizando luego la península Brunswick, en el territorio continental de Chile. La población actual de la especie se estima en 100.000 individuos. Los efectos del castor incluyen la destrucción de árboles por anillado e inundación de bosques de Nothofagus, así como la modificación de la dinámica de nutrientes del bosque.



Castor en Tierra del Fuego. Foto cortesía J. Santana.


El castor ha generado disminución en la biomasa y volumen de los bosques, especialmente de los clasificados como bosques de protección por estar asociados a cursos de agua, un impacto difícilmente recuperable de manera natural. La especie también tiene un impacto serio en los servicios ecosistémicos de las turberas, los cuales tienen un rol sustancial en la regulación de cuencas, en el sustento a la biodiversidad y por su contribución global en la retención de carbono.

El proyecto piloto tiene lugar en Tierra del Fuego.


Descargas

Plan operativo de unidades demostrativas (3.8 Mb)

  Descargar archivo

Plan de monitoreo de resultados (753.5 Kb)

  Descargar archivo