Control y erradicación


Para el caso de especies que ya se encuentran ampliamente distribuidas se requieren herramientas que permitan priorizar los casos que merecen atención más urgente, sobre la base de su impacto y de la factibilidad de implementar medidas efectivas de contención, control o erradicación, de atenuación de sus impactos y de restauración de los valores afectados.

El control es la acción de manejo sostenido que consiste en la implementación de acciones directas tendientes a reducir la abundancia o el área ocupada por una población por debajo de valores previamente establecidos como aceptables; mientras que la erradicación se trata de la remoción de todos los individuos de una población en un plazo de tiempo definido, y la adopción de medidas que impidan la reeinvasión. Los beneficios ambientales de esta intervención son permanentes y por eso suele dársele máxima prioridad.

Las intervenciones deben enmarcarse en metas generales asociadas con la conservación o recuperación del ambiente.

Los objetivos de manejo deben establecerse considerando niveles de abundancia o de distribución de la especie exótica invasora que resulten compatibles con la conservación de los valores ambientales afectados.

En el mismo sentido, las acciones de manejo de especies exóticas invasoras pueden requerir la aplicación de medidas complementarias de restauración destinadas a promover la recuperación de los componentes y los procesos ecológicos.

Leé más

Prevención ante invasiones biológicas

Alerta temprana ante exóticas invasoras

Volver