Marco conceptual y metodológico

En 2002, la Conferencia de las Partes Contratantes de la Convención sobre los Humedales adoptó el “Marco de Ramsar para el Inventario de Humedales” (Resolución VIII.6), que brinda orientación para el diseño de un programa de inventario de humedales.

Entre los múltiples propósitos que puede tener un Inventario de Humedales, se encuentran los de:

  • aumentar el conocimiento sobre los humedales y los servicios ambientales que brindan a la comunidad;
  • establecer una base de referencia para medir los cambios de las características ecológicas de los humedales;
  • promover mayor conciencia sobre la importancia de los humedales;
  • suministrar un instrumento para la planificación de la conservación y el manejo;
  • desarrollar redes de expertos y de cooperación para la conservación y gestión de los humedales;
  • a escala de sitio, establecer cuáles son las características ecológicas y los factores que afectan o pueden afectar positiva o negativamente sus características;
  • a escalas regional y mundial, tener una visión del estado y las tendencias de los ecosistemas de humedales.

En la Argentina, desde hace más de quince años se desarrollan diversas actividades para el estudio y conocimiento de los humedales. La realización de un inventario de los mismos es un proceso complejo desde el punto de vista técnico, por varios motivos, entre los que se destacan la diversidad de ecosistemas comprendidos, su variabilidad temporal y conectividad con otros ecosistemas.

En el año 2016, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, con el aporte de numerosos especialistas, sentó las bases para un relevamiento exhaustivo de todo el territorio nacional, al adoptar una definición operativa del término humedal. En el marco del inventario nacional, humedal es un ambiente en el cual la presencia temporaria o permanente de agua superficial o subsuperficial causa flujos biogeoquímicos propios y diferentes a los ambientes terrestres y acuáticos. Rasgos distintivos son la presencia de biota adaptada a estas condiciones, comúnmente plantas hidrófitas, y/o suelos hídricos o sustratos con rasgos de hidromorfismo.

Asimismo, se han consolidado, entre otros aspectos, un enfoque ecohidrogeomórfico para conceptualizar los humedales, la perspectiva de la ecología de paisajes y distintas escalas de análisis. Respecto de la representación de la distribución geográfica de los humedales, se han definido cuatro escalas de análisis o niveles:

  • Nivel 1: Las Regiones de Humedales representan áreas con condiciones climáticas (en términos de balance hídrico y temperatura) y relieve común, que operan sobre la dinámica de los paisajes y los procesos que dan lugar a la ocurrencia de humedales.
  • Nivel 2: Los Sistemas de Paisajes de Humedales son territorios que presentan un origen geológico y geomorfológico común, donde la acción del agua de lluvia y de la escorrentía superficial y subterránea, ha generado modelos de drenaje y permanencia del agua distintivos.
  • Nivel 3: Las Unidades de Paisaje de Humedales están definidas a partir del relieve, la posición topográfica general y la dinámica hídrica superficial y subterránea, que determinan una oferta de emplazamientos geomórficos de humedales semejantes.
  • Nivel 4: Las Unidades de Humedal corresponden a los elementos del paisaje o geoformas que permiten la acumulación permanente o temporaria de agua y que en general se encuentran localizadas en las posiciones más bajas del paisaje, aunque esta posición a nivel regional sea relativa. Las Unidades de Humedal se deben ajustar a la definición de humedal adoptada y, en consecuencia, presentan los rasgos distintivos que indican la presencia de humedales (régimen hidrológico, biota, suelos) y que determinan sus límites.

Según este esquema jerárquico multiescala, las Regiones de Humedales están compuestas por diversos Sistemas de Paisajes de Humedales, que están conformados por conjuntos de Unidades de Paisaje, que a su vez comprenden una variedad de Unidades de Humedal diferentes. Los tres primeros niveles (Regiones, Sistemas de Paisajes y Unidades de Paisaje) cubren todo el territorio del país; cada uno de ellos implica una partición espacial o subdivisión del nivel superior (en el caso de las Regiones de todo el territorio nacional). En el último nivel se delimitan las Unidades de Humedal respecto de los ecosistemas terrestres y acuáticos adyacentes.


Descargas

Marco del Inventario Nacional de Humedales (22.2 Mb)

  Descargar archivo

Propuesta de un marco conceptual y lineamientos metodológicos (2.6 Mb)

  Descargar archivo