La CNEA en la Extensión de Vida de la Central Nuclear Embalse

Nuevo ciclo del reactor


El 22 de agosto la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) emitió la Licencia de Operación de la Central Nuclear Embalse (CNE) para su segundo ciclo de vida, luego que la central completara satisfactoriamente las pruebas de puesta en marcha hasta el 100% de plena potencia y resultara adecuada a las evaluaciones de seguridad, realizadas por ARN.

La Central Nuclear Embalse, ubicada en la provincia de Córdoba, fue inaugurada en 1984 y es una de las tres centrales de generación de electricidad mediante la fisión controlada de uranio que opera la empresa estatal Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NASA). Su primer ciclo de vida útil finalizó en 2015. Previendo esta situación, NASA comenzó en 2005 con las actividades que permitieran un nuevo ciclo de operación por 30 años más.

En este contexto, la CNEA fue convocada para realizar diversas tareas en la actualización de la Central Nuclear Embalse. Los principales trabajos tuvieron que ver con la fabricación y validación de los componentes sensibles del núcleo del reactor (el corazón de la instalación) y la realización de ensayos de materiales para combustibles y otras partes sensibles en condiciones de presión y temperatura exactamente iguales a las que se presentan en el reactor.

La CNEA también realizó para este proyecto las siguientes actividades:

  • Gestión de envejecimiento
  • Diagnóstico sobre afectación de materiales
  • Pruebas de vibración, presión y temperatura
  • Actualización de sistemas electrónicos
  • Reparación y calibración de equipos
  • Caracterización y análisis de componentes y determinación del "hideout" de generadores de vapor, entre otros.

En forma paralela, dos empresas vinculadas a la CNEA fueron acreditadas por la Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos (ASME) para el diseño, construcción, inspección y pruebas para recipientes de presión. Se trata de Combustibles Nucleares Argentinos S.A. (CONUAR S.A.) y Fábrica Aleaciones Especiales S.A. (FAE S.A.), que en 2012 lograron las máximas certificaciones para convertirse en proveedores de componentes para reactores CANDU.